ASAS: Sobre ruedas con los grandes (1)

ASAS Systems es uno de los miembros más jóvenes del Grupo ISASTUR. Se incorporó en 2009 para aportar su experiencia en los temas relacionados con la industria auxiliar de la automoción. A pesar de que este es un sector que no atraviesa sus mejores momentos, sobre todo en Europa, ASAS está demostrando un alto nivel de competitividad en sus precios y de calidad en su trabajo para hacerse con contratos de trabajo que la convierten en proveedora principal de empresas multinacionales como Audi, BMW, Ford, Seat, General Motors, Volkswagen, Renault o Michelin, entre otros. ASAS Systems va sobre ruedas y con los más grandes, revalidando su capacidad técnica y capacidad de adaptación al mercado.

Las virtudes de ASAS para hacerse con un hueco cada vez más sólido en este sector complejo y competitivo se basan en sus capacidades propias de ingeniería y gestión de proyecto. Cuenta, además, con personal de gran experiencia en los sistemas de manutención que integran el portfolio de productos de la empresa. Destaca también su capacidad de ofrecer una gama de productos más amplia que la de otras empresas del sector, una variedad que se deriva del hecho de que ASAS ha recibido la herencia tecnológica de la antigua TRACOINSA.

En los últimos meses, ASAS Systems ha movido sus piezas en el mercado con la habilidad suficiente para saber adaptarse a las demandas de fabricantes muy diferentes en sus exigencias. Ello le permite contar con un amplio abanico de clientes. La versatilidad de la empresa y la experiencia adquirida en diferentes proyectos le permiten saber a priori que cada fabricante tiene sus propios estándares para los sistemas de trabajo, pero ASAS posee un extenso conocimiento de las posibles soluciones a un mismo problema y las ventajas e inconvenientes de cada solución. Esto distingue a nuestra firma de otras empresas que están focalizadas en un menor número de clientes y desconocen los estándares del resto.

Y es que la trayectoria de ASAS Systems se asienta sobre un grupo de profesionales muy cualificados que ha trabajado en países tan distantes como Francia, Alemania, Reino Unido, Bélgica, Brasil, EEUU o China. La experiencia de estos equipos concede a la empresa una gran cultura internacional y capacidad de adaptación al entorno técnico y cultural de cada obra.

Uno de los emplazamientos internacionales de mayor importancia para la empresa es la filial de ASAS en Alemania (ASAS Systems GmbH). Su trabajo complementa perfectamente las capacidades de ASAS en España y aporta una gran experiencia técnica complementaria al estas enclavada en el interior en un mercado de gran importancia para ASAS. No hay que olvidar que, además del gran número de fábricas implantadas en Alemania, varias de las grandes marcas tienen sus centros de decisión técnicos y económicos en este país.

La samba inversora

Brasil marca el ritmo de una “samba inversora” que se extiende por Europa y que va a continuar en los próximos años. El Grupo ISASTUR también ha entrado en este baile. Brasil es, en la actualidad, uno de los cuatro países del mundo en los que resulta más atractivo y ventajoso realizar inversiones. Un país que, además de mantener sus arquetipos climáticos, folclóricos, climáticos y sociológicos, está consiguiendo hechizar a las empresas europeas. Según un reciente estudio sobre el panorama de inversión española en Latinoamérica, “Brasil sería destino de las inversiones del 72% de las mayores compañías españolas, el estudio fue realizado por la escuela de negocios española IE Business School y la filial ibérica de Kreab Gavin Anderson entre las 35 compañías que transan en la Bolsa española (Ibex35)”.

La decisión del Grupo ISASTUR de abrir una oficina de Isotron en Río de Janeiro es un paso más en la estrategia de la empresa de internacionalizar su actividad. No es la primera vez que el Grupo ISASTUR trabaja en Brasil, pero esta decisión reciente supone estabilizar la presencia del Grupo con vistas a un seguimiento directo de los proyectos que se puedan desarrollar ahora y en futuro.

¿Por qué invertir en Brasil? Los especialistas destacan la estabilidad política conseguida en el país por los últimos gobiernos, además de subrayar unas buenas perspectivas macroeconómicas con el estancamiento de la deuda pública, las optimistas perspectivas de crecimiento económico, el saldo comercial y el control de la inflación. La subida del PIB y la reducción del paro hacen prever una mejora de la situación económica, cifrada para 2014 en un crecimiento de la economía del 5%. Además de todo ello, las fuertes inversiones generadas por el Mundial de Fútbol de 2014 y las Olimpiadas de Río de 2016 impulsarán aún más la actividad económica del país. Durante el año que viene se completará la construcción del nuevo aeropuerto San Gonzalo do Amarante, en Natal, el mayor de toda Sudamérica.

Brasil tiene una superficie de 8,5 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 170 millones de habitantes aproximadamente, de los cuales 90 millones son económicamente activos. Es uno de los mayores productores mundiales de energía eléctrica, así como uno de los mayores productores y exportadores de minerales brutos y procesados. Cuenta con modernos sistemas de telecomunicaciones y es un gran productor de bienes de consumo. Tiene una moderna y competitiva industria textil, con 30 mil empresas que comercializan 21 billones de dólares por año y posee el 22% de las tierras cultivables para agricultura del mundo.

Transferencia de conocimiento en el Grupo ISASTUR

ELECTROAMSA, estrechamente vinculada desde sus orígenes al Sector de Agua, para el que ha ejecutado numerosas obras relacionadas con la automatización, telecontrol y gestión centralizada de redes de abastecimiento y transporte, acometió ya a mediados de 1999, con medios propios, el desarrollo de un sistema de control especialmente concebido para la gestión de redes de regadíos, el SIGRE.
Estos días, terminamos la transferencia de conocimiento entre ISASTUR y ELECTROAMSA, cuya finalidad es que el SIGRE pueda ser mantenido y evolucionado desde el Dpto. de I+D del Grupo ISASTUR.
Durante cinco meses ambas partes, hemos realizado entrevistas y reuniones de trabajo, análisis y revisión de información, visitas a la obra de automatización del Genil-Cabra, demostraciones y ensayos sobre los equipos fabricados por ELECTROAMSA, elaboración de nueva documentación, y fabricación con medios y proveedores de ISASTUR. Se abre, por tanto, una nueva etapa, con ISASTUR como responsable del SIGRE, si bien ambas empresas se coordinarán para actividades tanto de evolución tecnológica como de la fabricación durante un período de transición de tres años.
¿QUÉ ES EL SIGRE?
SIGRE son las siglas de Sistema de Gestión de Regadíos.
Este sistema contribuye al ahorro del agua, y a la mejora de la productividad en cosechas, siendo de gran interés para las comunidades de regantes. El SIGRE gira en torno a unas unidades remotas de bajo consumo, alimentadas gracias a su integración con paneles solares, que funcionan al mismo tiempo como routers y repetidores, transmitiéndose los datos de unas a otras hasta alcanzar la unidad concentradora de comunicaciones. De esta forma, se gestionan áreas de decenas de kilómetros cuadrados desde un mismo centro de control, en el que la aplicación de control del SIGRE facilita al usuario la navegación y explotación de datos procedentes de cada una de las parcelas. SIGRE también facilita al usuario un modo desatendido, generando alertas para su móvil.

Predicar y dar trigo

Las siglas I+D+i se han convertido en un ingrediente habitual de los discursos empresariales, casi una muletilla a la que se recurre cuando un empresario quiere sacar lustre a la modernidad de su empresa, o cuando el político quiere comunicar que su gestión estará marcada por inversiones en “lo último de lo último”. Se repiten esas tres letras mágicas como un mantra, como un conjuro contra la crisis, pero ¿realmente se hace tanto por la I+D+i como se dice? Una cosa es predicar y otra dar trigo, como bien señala la sabiduría popular. Y ahí van los ejemplos.

Nosotros podemos hablar de lo que se hace en el Grupo ISASTUR. Aquí no se habla por hablar: se anuncia que habrá I+D+i y se invierte dinero en esa actividad. ¿Cuánto? Si hacemos un balance de los de los tres últimos años, la inversión en proyectos de I+D en el Grupo ISASTUR prácticamente duplicó la ejecutada en el periodo anterior. En 2011 se alcanzó la cifra de 1,98 millones de euros. Este esfuerzo inversor ha supuesto el reconocimiento público de nuestro lugar entre las principales empresas que realizan I+D en Asturias

Además, durante este periodo se ha aumentado la participación de diversas unidades del Grupo en actividades de I+D, y se ha trabajado con más de diez instituciones de investigación del ámbito nacional e internacional. El espaldarazo a este esfuerzo ha sido obtener co-financiación de reconocidos organismos a través del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Unión Europea, el Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, o de diversas líneas del Plan Nacional de I+D+i 2008-2011, entre otros. Estas ayudas, junto con los incentivos fiscales a la I+D y los retornos directos de clientes, han permitido alcanzar un nivel de autofinanciación de la actividad de la Unidad de I+D+i el ejercicio 2011 de un 100%, siendo el grado de financiación pública del 40%.

A LA ESPERA DE BENEFICIOS

Pero el Grupo ISASTUR aún no gana dinero con estas actividades ni se ha consolidado una tendencia clara de mejora. Esta situación se debe principalmente a que la mayor parte de esta inversión es reciente y todavía no ha arrojado resultados comercializables. Otra razón es  que parte de ella se ha dirigido por su beneficio social, y no económico. Pero como la voluntad innovadora es clara, durante estos años, se ha estructurado la Unidad de I+D+i más allá de su propia especialización y vocación tecnológica, desarrollando una componente de servicio interno que facilite la innovación y la diversificación de la I+D en las diferentes competencias técnicas existentes en el Grupo ISASTUR.

Hasta la fecha, las actuaciones tecnológicas se han centrado en el ámbito del Telecontrol y Supervisión de Procesos, así como en Renovables, Seguridad y Salud y Eficiencia Energética. La inversión dedicada se distribuye de forma muy desigual entre estos ámbitos, correspondiendo en más de un 70% al área de Telecontrol y Supervisión de Procesos, en la que se enmarcan los productos de automatización y control de la red de distribución de los que dispone el grupo. El desarrollo de nuevas áreas de actuación tecnológica permitirá encarar nuevas metas estratégicas, para crear valor, mejorar la eficiencia, y al mismo tiempo, fortalecer el compromiso de la empresa con la prevención de riesgos laborales.

En el nuevo Plan de I+D+i 2012-2014 el Grupo sigue apostando decididamente por la investigación y el desarrollo, desde el fomento de la cultura de la innovación, la especialización y gestión del conocimiento en las materias estratégicas del Grupo, la potenciación de la vigilancia tecnológica y la propia difusión de nuestras actividades de I+D. Todo ello desde un enfoque abierto a la cooperación y a la transferencia de resultados de la I+D, tanto interna como externamente, y una vocación internacional en línea con el desarrollo del Grupo.

UNA OPORTUNIDAD BIEN GESTIONADA

Alejandro Sánchez Menéndez. Director General de Producción del Grupo ISASTUR.

Lo que no nos mata nos hace más fuertes. En términos generales, esta es la frase que resume la filosofía que nos obliga a adaptarnos a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades del mercado. Lo que hasta hace poco alguien llamó “leyendas urbanas” para referirse a quienes se iban de Asturias o de España para poder trabajar, es una realidad que crece. Hace no mucho tiempo resultaba muy complejo gestionar estos desplazamientos, mantener alta la moral de los trabajadores y explicar que esa expatriación obligada no era un capricho, sino una necesidad.

Dentro del Grupo ISASTUR existen empresas con dilatada trayectoria en la ejecución de proyectos de proyección internacional. La gestión de recursos humanos del Grupo para estos casos fue siempre la de procurar una cuidada selección del personal desplazado, así como proporcionar buenas propuestas y condiciones de trabajo. Sin embargo, el diálogo no siempre era fluido. Lo habitual era encontrar objeciones, tratar de imponer condiciones desorbitadas a la empresa o, incluso, el rechazo a la movilidad en casos extremos. En los viajes y visitas de trabajo que se realizaban  a cada obra se constataba un gran deseo de volver a España, a Asturias, a “casa”. Esa incomodidad no beneficia ni a la empresa, ni al trabajador, ni al resultado del proyecto.

Pero las cosas van cambiando con rapidez. Hemos conseguido hacer bueno el proverbio del principio porque la coyuntura económica adversa ha sido entendida por el Grupo ISASTUR como una oportunidad. ¿Qué hemos hecho? La Dirección del Grupo ha convertido en un objetivo estratégico  acometer los cambios estructurales y promover la mentalidad necesaria para transmitir esta nueva realidad empresarial a todos los trabajadores implicados en proyectos internacionales.  Han sido varios los departamentos, desde el Comercial hasta los de Servicios (Compras, Prevención, RRHH, Administración…) los que han reordenado su enfoque hacia las nuevas necesidades. Como consecuencia, el personal de producción encara los nuevos retos y proyectos en el extranjero con la información y el soporte adecuados, lo que se ha traducido en resultados positivos inmediatos. Lo que antes era un problema, se ha convertido en una oportunidad.

El resultado de esta acción es la disponibilidad de nuestros empleados para acometer proyectos internacionales, además de aumentar la satisfacción de las personas desplazadas. A pesar de la distancia y de las dificultades inherentes a cada proyecto, el ambiente ha cambiado. Lejos de la dura crisis que vive España, los equipos de trabajo del Grupo ISASTUR en el extranjero no pierden de vista sus raíces pero dedican sus esfuerzos a sacar adelante el trabajo con calidad que nos caracteriza.

Quizá se haya dado un paso de no retorno: las próximas generaciones no estudiarán, ni trabajarán, ni  se jubilarán en Asturias o en España. Quizá la crisis haya dado el impulso definitivo para vencer reticencias históricas a salir de nuestra región;  ahora a las empresas les toca saber canalizarlo adecuadamente.