FADE analiza la comunicación del Grupo ISASTUR (III)

“Comunicar en Prevención” en la mirada del Grupo ISASTUR

Carlos Varela

Carlos Varela

Los interlocutores de ISASTUR en el estudio y diagnóstico “Comunicar en Prevención” fueron el jefe del Servicio de Prevención Mancomunado del Grupo, Carlos Alberto Varela García, y el responsable de Recursos Humanos, Pedro Fernández González.

Varela es ingeniero técnico de Minas, técnico superior en Seguridad, Higiene y Ergonomía y Psicosociología, coordinador de Seguridad, auditor de sistemas de gestión de prevención, amante del deporte (en particular del Baloncesto) y con un temperamento hiperactivo, resolutivo y casi eléctrico.

Predro Fernández RRHH

Fernández, psicólogo con especialidad en Psicología del Trabajo, técnico superior en Seguridad y un Máster en Dirección de Recursos Humanos y organización por la ESIC, Business & Marketing School, es un reflexivo conversador con elevada capacidad de escucha, aficionado al jazz y al senderismo y poseedor de una ecuanimidad a prueba de balas.

Este dúo de profesionales, un buen ejemplo de la diversidad humana del “planeta” ISASTUR, escribió a cuatro manos sus reflexiones sobre el proyecto “Comunicar en Prevención”: “Nuestra participación en el proyecto, así como el intercambio de experiencias con otras empresas ha hecho que el resultado haya sido muy positivo. Particularmente, en nuestro caso, se siguieron adecuadamente las fases necesarias para llevar a cabo un diagnóstico adecuado (análisis de documentación, entrevistas individuales y grupales, encuestas, test, etc.), con lo que se consiguió un efectivo análisis de las variables tratadas, siendo el resultado final un informe / diagnóstico que en nuestro caso podemos calificar de “traje hecho a medida”.

También tenemos que destacar el muy recomendable material adicional entregado con el citado informe, así como la gran implicación de la consultora durante todas las fases del proyecto. Para el Grupo Isastur siempre han sido muy importantes y de uso habitual la utilización de las nuevas tecnologías para la comunicación. Pero gracias a este proyecto nos hemos dado cuenta de que con los citados medios, aunque la comunicación sea constante, no por ello es más fluida. Por tal motivo, pretendemos dar mayor importancia a la comunicación directa. Nos proponemos humanizar cada vez más nuestros canales de comunicación y aplicaciones informáticas, hacerlas tipo “user friendly” y no olvidar el “face to face”, especialmente en las comunicaciones de carácter relevante y de crisis, en vez de abusar demasiado y de utilizar en su lugar los e-mails, SMS, la Intranet, etc.”

 

Anuncios

FADE analiza la comunicación del Grupo (II) *

b&w_bittia01

La autoridad de saber escuchar

Comunicar bien y hacer una prevención eficaz dependen en gran medida de la voluntad y la conciencia de la máxima dirección de cualquier compañía. Sin el apoyo y la clara visión de los directivos, comunicar y prevenir son dos verbos condenados al fracaso.

Por eso resulto especialmente importante conocer la opinión de Fernando Alonso Cuervo, presidente del Grupo ISASTUR, sobre el binomio comunicación y prevención.

– ¿Cuál es el papel de la comunicación en la filosofía y la vida del grupo ISASTUR?

– La comunicación es crucial. En una organización, por contraposición a una persona que trabaja sola, lo complicado es hacer que la gente trabaje al unísono, alineados con un objetivo común. Para nosotros comunicar instrucciones, enterarnos de lo que ocurre, transmitir las formas en las que creemos que debe avanzar la empresa es básico, esencial.

– En su visión corporativa ISASTUR declara “queremos ser un grupo en el que la

gente quiera trabajar”. ¿Esta afirmación pierde sentido en tiempos de crisis?

– Queremos ser una organización apetecible, comparativamente con su entorno. Nos interesa que sea así, y eso es válido para todos los tiempos, da igual que sea en crisis o sin crisis. Siempre es importante trabajar en un sitio donde el “mix” que te dan (las condiciones de seguridad, el clima laboral, la accesibilidad de la cadena de mando, el dinero, los horarios, la flexibilidad), sea el mejor posible.

Nosotros tenemos el mejor “mix” que podemos tener. No nos centramos solo en el dinero, tenemos otras cosas. El dinero es muy importante, por supuesto, pues solamente la gente que gana dinero suficiente considera otras ventajas. Nos gustaría poder pagar los mejores sueldos del mercado, a lo mejor no podemos. Pero también nos interesan otras cosas: que la gente vea que está en una organización seria, que si hacemos algunas cosas mal, sabemos escuchar y las cambiamos, y eso es algo que tiene valor. Quizás en tiempos de crisis un estilo tan consensuado no sea el más resolutivo. Sin embargo, la gente percibe que tenemos un estilo participativo, que las opiniones no se quedan en el aire, que somos una organización que escucha lo que sus integrantes tienen que decir .Si nos ha resultado rentable el consenso y el saber escuchar? Bueno, muchas de las cosas que hacemos provienen de eso… Creo que si, hay negocios que provienen justamente de esas sugerencias, y lo que se escucha dentro de la organización se traduce en cosas concretas. .Ganamos mas euros o menos euros así? !Habría que vivir la vida dos veces!

– ¿Cómo habéis logrado la efectiva integración de la prevención en la gestión

empresarial?

– Siempre tuvimos claro que la prevención no se puede “encargar”. No es que vayas a una tienda y digas, “oiga, deme un par de kilos de prevención, que voy a hacer la obra”. A todo el mundo le gustaría evadir una posible responsabilidad, pero eso no es viable. Lo único que nosotros hicimos fue ser conscientes de eso desde el principio y tratar de transmitir esa idea dentro del Grupo. Si tú conduces un coche y atropellas a alguien, da igual que tengas al lado uno que te va dando las indicaciones, el problema lo vas a tener tu, porque eres el conductor. Cuando hay un accidente en una obra, la cadena de mando se sienta en el banquillo siempre, porque es la que tiene la responsabilidad. Puedes tener una persona que sea un ayudante, que se dedique a evitar que haya problemas, pero no puedes pensar que vas a tener allí a alguien que te va a sacar las castañas del fuego, porque no es así. Es una cuestión de claridad de ideas y punto. Decidimos tener un staff de vigilancia y también tener técnicos de prevención en las unidades de negocios. Y a los jefes de esas unidades les dijimos: “Tú tienes la responsabilidad de la prevención. Tienes aquí un técnico que te va a advertir todas las veces que pueda, pero tienes que saber que tu vas a estar en el banquillo.

Tu eres el responsable de todo, de producción y de prevención. Contrata a un prevencionista que te abra los ojos para ver eso, y entre los dos van a buscar la solución que haga falta. Y por si hace falta, en el Grupo vamos a tener un staff que va a asesorar”. Desde hace unos diez anos, entre los objetivos variables del personal, sus resultados se miden por una mezcla integrada por los beneficios y la prevención. Y en las reuniones, cuando son cortas, lo que miramos es beneficio económico y resultados de prevención. También abordamos la prevención como un asunto de profesionalidad global. Por supuesto que usar arneses y cascos y todo eso es mucho mas incomodo que ir en camiseta. Y en vez de atacar el problema diciéndole al trabajador que si se cae, se mata (algo bastante evidente, y a lo que la gente suele responder: “no me voy a caer”), lo que hacemos es exigir un trabajo profesional, que incluye el arnés, el uniforme, las practicas correctas. Una vez que se establece que la prevención es responsabilidad de todos, hay que ayudar a convencer a la gente: dar formación, charlas pre tareas, todo tipo de iniciativas aunque supongan inversiones, para que todo el mundo se mentalice de que hacemos esto en serio y no para cubrir el expediente.

*Fragmento del capítulo dedicado al Grupo ISASTUR en el libro publicado por la FADE sobre la comunicación en prevención de riesgos laborales.

FADE analiza la comunicación del Grupo (I)

FADE PORTADA2

Este texto forma parte del capítulo de una publicación realizada por FADE en la que se analizan los sistemas de comunicación del Grupo ISASTUR tras ser auditados.

No está en Italia ni recibe turistas, pero desde su sede en un polígono industrial asturiano el Grupo ISASTUR ha construido una pequeña Venecia de la comunicación corporativa, por cuyos múltiples canales fluyen con fuerza los mensajes preventivos. Describir las buenas prácticas de esta corporación en materia de comunicación preventiva resulta una tarea ardua. Con perseverancia y creatividad de ingenieros y apoyados en uno de sus grandes activos, la agencia Bittia, el Grupo ISASTUR ha sabido aprovechar de forma modélica las herramientas de la comunicación para la gestión cotidiana de la prevención de riesgos laborales, e incluso para generar cultura preventiva entre su gente.

No es de extrañar tal acierto en una compañía que declara públicamente en su visión corporativa: “queremos ser un Grupo de empresas en el que la gente quiera trabajar”. Y efectivamente, si usted tiene la suerte de compartir cierto tiempo con los profesionales y directivos de ISASTUR, saldrá de allí pensando “me gustaría trabajar en esta empresa”.

No es una organización perfecta, ni falta que hace, pero en términos de comunicación ha edificado su propio universo, que durante el desarrollo del proyecto Comunicar en prevención terminamos denominado “el planeta Isastur”. Desde esa galaxia cercana, compartimos algunas prácticas comunicativas inspiradoras.

La diversidad como bandera

El sustantivo “diversidad” es un vocablo particularmente útil en comunicación.

Proveniente del latín (diversitas), designa la variedad, la diferencia, la abundancia de cosas distintas. Y es esta, precisamente, la clave del éxito “isasturiano” en la difusión, retroalimentación y calidad de sus mensajes internos y externos sobre seguridad y salud laboral. Igual que una composición orquestal precisa de la sonoridad de instrumentos diversos, hacer comunicación implica construir, probar y perfeccionar diferentes canales: tradicionales y ultramodernos, presenciales y distantes, generales y específicos, en fin, variados. Esto es así porque los públicos receptores –incluso dentro del relativamente pequeño universo de una empresa- nunca son homogéneos y porque la perseverancia y la reiteración (bien medida) son fenómenos claves en el arte de comunicar.

Siempre hay tiempo para ajustar, elegir y seleccionar los caminos mas eficaces, pero ello será imposible si no partimos de una base lo más amplia posible. Siguiendo esa filosofía, en el Grupo ISASTUR la prevención se cuenta de múltiples maneras. Examinemos primero los canales más tradicionales.

 El Prevenow y otros materiales didácticos

Como otras empresas asturianas, ISASTUR ha salido al mundo con el fin de ampliar mercados y sortear los difíciles vientos económicos que se ciernen sobre la península ibérica. Cuando iniciaron -hace ya algunos anos- este camino, se percataron de la necesidad de hacer mucho mas gráficos, efectivos y plurales sus manuales y recursos para la formación preventiva.

Con el apoyo del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales realizaron entonces el proyecto Espreveranto, cuyo fruto esencial ha sido el PreveNow, una edición resumida del Manual de Seguridad y Salud del Grupo, especialmente dirigido al personal de obra, y que integra en su nombre la palabra española “Prevención” y la inglesa “Now” (ahora).

El PreveNow consta de una serie de fichas con la información escrita en cuatro idiomas (español, inglés, francés y portugués) y gran profusión de pictogramas pensados para potenciar la comunicación no verbal. Estas ilustraciones, que los creativos de ISASTUR denominaron “previmagenes”, pueden combinarse del mismo modo que las palabras para formar frases y completar todo un “previmaginario”, a modo de vocabulario, capaz de ilustrar las medidas preventivas necesarias frente a cada tipo de riesgo.

NO SOMOS MAQUINAS 2

Este manual especifico para obra se diseno en forma de fichas insertadas en una carpeta con anillas, con el objeto de incorporar fichas nuevas o actualizar las existentes, según los requerimientos. Ha sido tan exitoso y útil, no solo para los trabajos de ISASTUR sino también para cualquier empresa del sector eléctrico, mecánico y de montaje industrial, que hoy integra la cartera comercial de productos de la Agencia Bittia.

Eso si, como cualquier otro canal comunicativo escrito, la utilidad del PreveNow se complementa con la explicación presencial de los planes de seguridad y las charlas pre-tarea en obra, en la búsqueda de la necesaria retroalimentación.

El PYMA

Como se comprueba fácilmente, esta enigmática sigla es muy conocida en los “tajos” de todo el Grupo. Ella alude al informe mensual de Prevención y Medioambiente, elaborado por el Servicio de Prevención Mancomunado y difundido via intranet al personal de oficina y en soporte papel al de obra. Sus contenidos son muy variados: las actividades del Servicio de Prevención, los resultados de las inspecciones, el “tema del mes” (un zoom a algún asunto preventivo importante), el análisis y comentarios de accidentes e incidentes, resúmenes de

actas de las reuniones del Comite de Seguridad, entre otros.

Lo que distingue al PYMA de otros informes y circulares que duermen el sueño de los justos en los tablones de anuncio de algunas empresas, es su breve discusión mensual directamente en las obras, en charlas dirigidas por los técnicos de prevención y/o los mandos, para complementar la frialdad distante de esta herramienta escrita con una sesión “cara a cara” con los trabajadores y garantizar, de paso, su difusión y análisis.

 

EL IN: ISASTUR Noticias, o el añejo encanto de la letra impresa

ISASTUR NOTICIAS, más conocido como IN, es una publicación cuatrimestral del Grupo, con el encanto cada vez mas nostálgico de la letra impresa, y una gran ventaja: puede leerse a la antigua usanza, solo con la luz del sol, sin preocuparnos por la cobertura wifi, la velocidad de la conexión ni ningún otro requerimiento.

Con un lenguaje periodístico muy claro y cercano y un ingrediente grafico importante, nos cuenta las novedades y la vida y milagros de la organización. Los prevencionistas de la empresa, envidiablemente hiperactivos, aprovechan de modo habitual este medio para colocar sus contenidos, desde premios, campanas, hasta entrevistas y mensajes directos. Además, es especialmente bienvenido, pues se suele entregar con la nomina correspondiente al mes de su publicación.

Campañas comunicativas específicas

Cada cierto tiempo, y según las necesidades, se realizan campanas internas de sensibilización en prevención. Una de las más exitosas ha sido la titulada “No somos máquinas”, que echó mano de trípticos, posters, charlas, jornadas e incluso de la distribución de una barajas de naipes con mensajes preventivos, tan efectivos y claros como este: “Tú vales mucho. Y eres unic@: no tienes recambio. Tus ojos, tus manos, todo tu cuerpo -y tu mente- son las “herramientas de trabajo” más sofisticadas y capaces jamás diseñadas. Pero también las más sensibles y vulnerables…No tienen precio, ni recambio. Nunca las pongas en peligro”.

También se ha desarrollado una campana de prevención sobre riesgo eléctrico, con posters y pegatinas con las cinco reglas de oro y tarjetas de bolsillo o cartera sobre las distancias de seguridad segun la tension de las instalaciones y otros temas relacionados; además de pegatinas especificas para los cascos del personal autorizado y cualificado.

El uso de los Equipos de Protección Individual (EPI’s), y en particular los protectores oculares y faciales, centro otra de las campanas, en este caso con nombre de un verbo muy útil conjugado en imperativo: “Protégete”.

NO SOMOS MAQUINAS

Incentivos: premiar el comportamiento seguro

La ciencia de la motivación es una de las más inexactas y controvertidas de la Psicología y Sociología actuales. Según las investigaciones más recientes, los factores intrínsecos (satisfacción y placer en la tarea, curiosidad intelectual, autoestima y superación) son más efectivos a largo plazo en la formación de un capital humano productivo y competitivo. Sin embargo, algunos elementos extrínsecos, como los incentivos mesurados y bien pensados, contribuyen también a generar satisfacción con el trabajo bien hecho y reconocimiento social en las organizaciones. Sobre todo en una sociedad como la española, en la cual la seguridad y salud laboral aun precisan mayor afianzamiento y aceptación social, un pequeño incentivo puede marcar la diferencia. Eso parece demostrar la experiencia de ISASTUR, donde se convocan los premios anuales de seguridad en tres categorías: encargados / jefes de equipos, jefes de obra y trabajador de obra, (ademas de menciones especiales a departamentos y empresas del Grupo). Para ello se tienen en cuenta criterios objetivos (accidentalidad en las obras, charlas de seguridad impartidas, notificaciones de incumplimiento emitidas, resultados

de las inspecciones internas, iniciativas singulares en prevención, etc.) y subjetivos (dificultad de las obras, orden y limpieza de las mismas, felicitaciones de clientes en materia de prevención, colaboración con el Servicio de Prevención, y otros).

Son premios simbólicos (vales de El Corte Ingles, cámaras digitales, cafeteras, tablets, etc.), y cuyo énfasis se centra en el reconocimiento publico de los premiados, a través de la difusión mediante la intranet, la publicación IN y otros medios.

Abrazando el universo virtual

Los canales comunicativos mencionados hasta ahora forman parte de un arsenal tradicional, que los expertos denominan “entorno 1.0”. Con sus lógicas adaptaciones, están al alcance de cualquier entidad, por poco informatizada y tecnológicamente compleja que esta sea. El acierto de ISASTUR ha sido combinar estos recursos tradicionales con un abrazo decidido y apasionado al llamado entorno 2.0, las redes sociales y, en fin, el universo virtual. En esa categoría, se enmarcan las herramientas que se describen a continuación.

 Herramientas informáticas de desarrollo propio

El Grupo ISASTUR cuenta con potentes herramientas informáticas de desarrollo propio, diseñadas exactamente a medida, y que se relacionan e insertan unas con otras cual esas hermosas muñecas rusas llamadas Matryoshkas. Para describirlo a grandes rasgos, digamos que esta el Sistema de Mejora Continua (SMC), Procesos (donde se ubican todos los índices/indicadores y objetivos, incluidos los relativos a la gestión preventiva) y el Sistema de Planificación y Seguimiento (SPS), que confluyen todos en la sigla reina: el SSD (Sistema de Seguimiento de la Dirección).

A los efectos de esta historia, nos interesa sobre todo el Sistema de Mejora Continua, el muy conocido y mentado SMC. En el se realizan entradas (deficiencias, sugerencias, no conformidades, accidentes/incidentes, etc.) que se dirigen a grupos de mejora especializados, para su debate y solución. Existen varios grupos de mejora y uno particularmente activo es el de prevención.

La SAT virtual

Un canal particularmente moderno e interesante, la llamada SAT Virtual, es un simulador virtual de aprendizaje destinado a la formación y evaluación de los conocimientos de trabajadores que vayan a desempeñar labores de mantenimiento u operaciones en subestaciones eléctricas. Esta creación ha ganado premios nacionales e internacionales.

Intranet, wiki y canal online de noticias

Diseñada con el usual sistema de permisos y accesos, la Intranet de ISASTUR es un tesoro de información con un alto contenido preventivo, desde los manuales íntegros, hasta los procedimientos de seguridad y salud, los índices de siniestralidad, y muchos otros datos sobre la gestión de la seguridad y salud en la compañía. Además de la intranet corporativa, existe un canal online de noticias, profusamente alimentado con notas interesantes y variadas, que abarcan la vida cotidiana de las empresas del Grupo y sus actividades y también las novedades tecnológicas y comerciales del sector eléctrico, energético y en general industrial.

Una vez más, la prevención -lejos de ser la pariente pobre y preterida- genera una buena cantidad de los contenidos de este canal. Y para completar este trío de excelentes recursos, ISASTUR cuenta con su propia Wiki, una enciclopedia virtual auto gestionada y alimentada en el Grupo, muy útil para el desarrollo y la gestión del conocimiento y la información, que se halla en continuo perfeccionamiento.

Web, blog, Facebook, LinkedIn: el ciclón de los social media

Consciente de que es imprescindible avanzar con los tiempos, ISASTUR se ha lanzado de cabeza a las redes sociales. Amén de su web corporativa, el Grupo tiene perfiles en Facebook, LinkedIn y posee su propio blog. En todos esos soportes comunicativos la prevención desempeña un papel muy activo y en ocasiones hasta protagónico, para integrarse por derecho propio en la imagen corporativa de una empresa que apuesta por la salud de sus trabajadores, dentro y fuera de España.

¿Nuevas excusas para viejos males?

Departamento de PRL, Grupo ISASTUR

Cuando comenzó la “moda” de la prevención, obviamente a raíz de la “moda” europeísta, y España transpuso la Directiva Marco europea y nació la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (1995) y el Reglamento de los Servicios de Prevención (1997) y empezaron a brotar como setas los Reales Decretos – lugares de trabajo, equipos de trabajo, manipulación manual de cargas, señalización, obras de construcción, etc. – y se reformó la Ley de Prevención (2003) y nació y se desarrolló la normativa sobre subcontratación en obra (2006-2007) y tantas otras normas de prevención, seguramente el legislador no se imaginaba que el tal Lehman Brothers, los grandes gurús de la economía, los grandes gestores políticos… preparaban el caldo de cultivo de lo que actualmente parece que está desembocando en un continuo deterioro de las condiciones laborales y psicosociales de los trabajadores.
Y no me refiero a países de los que denominamos menos desarrollados o a países emergentes, sino a nuestra casa, a nuestra Europa. Como ejemplo, pueden consultarse en Internet artículos de opinión sobre el reportaje emitido por la televisión estatal alemana ARD que mostraba en qué condiciones trabajaron y vivieron recientemente ciudadanos europeos, en su gran mayoría españoles y polacos, en la sede alemana de una conocida multinacional, condiciones que recuerdan a la Europa de otros tiempos menos democráticos.
Pero centrándonos en nuestro país y en la difícil situación actual, podemos observar:
– Apuros económicos de las empresas que se ven abocadas a aplicar recortes en partidas que, en algunos casos, ya consideraban como gastos y no como inversiones, entre ellas las partidas previstas para prevención de riesgos laborales. Estas inversiones se ven aplazadas para cuando “las cosas mejoren” y este aplazamiento continuo redunda en un empeoramiento continuo de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.
– Aumento continuo del paro (en casi 2 millones de hogares no trabaja ya ningún miembro de la familia) sumado a recientes reformas laborales que abaratan el despido y facilitan el empeoramiento de las condiciones laborales (horarios, turnicidad, salarios, movilidad geográfica, etc.), hace que las reivindicaciones de derechos por parte de las personas que aún “disfrutan” de un empleo disminuyan, y ello incluye los derechos en materia de seguridad y salud.
– Condiciones anímicas que padecen las personas que ven que sus compañeros son despedidos, lo que les genera tanto inseguridad como mayor carga de trabajo, e incrementa enormemente el riesgo de sufrir patologías de origen psicosocial y accidentes derivados de los estados emocionales. Sabemos que tradicionalmente la Psicosociología ha sido la hermanita pobre y olvidada dentro de las áreas de la Prevención de riesgos laborales, y en el contexto actual, en el que los riesgos psicosociales cobran mayor importancia, sin embargo, están aún más olvidados.
Todas estas consecuencias también las sufrimos en primera persona los profesionales de la prevención que, al margen de que nos encontremos en la misma coyuntura que el resto de la población trabajadora, podemos encontrar mayores dificultades para ejercer de un modo eficaz nuestro trabajo:
– La aparición o el incremento de inconvenientes por parte de la dirección de las empresas para invertir en las mejoras que, a raíz de la evaluación de riesgos, los prevencionistas consideramos necesarias.
– El empeoramiento general de las condiciones laborales dificulta nuestra ya de por si complicada labor de motivadores de prevención. Si en condiciones normales podía resultar complicado implicar a mandos y trabajadores en asumir que los comportamientos seguros son los únicos lógicos y posibles, actualmente se está viendo afectada su escala de preocupaciones (pirámide de Maslow) y ello se refleja obviamente en su actitud hacia los mensajes preventivos y en su modo de hacer.
– El envejecimiento de la población trabajadora, ocasionada tanto por la incorporación de los jóvenes cada vez más tarde al trabajo como por la demora en la edad de jubilación, incrementa el número de personas especialmente sensibles a determinados riesgos dentro de las empresas.
A todo ello debemos añadir la caótica regulación de los estudios de prevención de nivel superior (desde su nacimiento hasta nuestros días), que nos pone a los técnicos de prevención titulados en España a la cola de Europa, no en cuanto a la preparación o a la experiencia, pero si en cuanto al reconocimiento de la formación académica de prevencionista a nivel internacional.
De este modo los profesionales de la prevención españoles tenemos un “estupendo conjunto de incentivos” para poder desempeñar de un modo optimista y positivo nuestra labor de promoción y asesoramiento para la mejora de las condiciones de seguridad y salud laborales, independientemente de que desarrollemos esta labor dentro del servicio de prevención de una empresa o desde un servicio de prevención ajeno.
Pero no nos engañemos, cualquier excusa es buena para aflojar en prevención y en cualquier otro aspecto relacionado con la calidad de las cosas que hacemos y, en definitiva, con la profesionalidad con la que las hacemos. Para el que no estaba concienciado en prevención, la crisis económica ha supuesto una excusa más a sumar a las que ya aducía antes de esta situación para zigzaguear por la delgada frontera de la legalidad. Mientras, para el que ya tenía claro que el valor más importante de las organizaciones es el compromiso mutuo con las personas que forman parte de ellas, tratará de adaptarse a la situación económica actual y aprovecharse(1) de la crisis, pero no a costa de un empeoramiento de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.
Y menos que nadie, los profesionales de la prevención podemos utilizar ninguna excusa para rebajar nuestros esfuerzos en la misión de contagiar de prevención a todas las personas de la empresa, ni bajar el listón del nivel de exigencia, porque el nivel de los riesgos, como sabemos, sólo baja si los eliminamos o, si ello no resulta técnicamente u organizativamente posible, si aplicamos medidas preventivas eficaces para controlarlos.
A pesar de que el número absoluto de accidentes ha disminuido en nuestro país con la crisis (como ejemplo, en 2012 hubo un 20,1% menos accidentes que en 2011), lamentablemente la razón fundamental no parece que sea una mejora de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo sino más bien la disminución de la actividad.
Si la crisis no disminuye los riesgos laborales, no puede disminuir nuestra valoración de los mismos ni el compromiso de la empresa y los trabajadores en la implantación de las medidas preventivas y de protección necesarias para controlarlos. Lo demás son excusas.

(1) En el sentido que comentaba Albert Einstein: “La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias”.