Externalizar o integrar la actividad de I+D

En estos tiempos en los que la palabra inversión hacer saltar las alarmas de más de uno, y la reducción de costes está en boca de todos, el debate externalización o integración de procesos de la empresa está de plena actualidad. En el caso de un grupo empresarial, como el Grupo Isastur, se añade el matiz sobre la conveniencia o no de integrar ciertos servicios a nivel de los diferentes negocios.

La innovación no es ajena a este debate. Con la acepción formal del término innovación, se diría que nadie puede innovar por ti, dado que por definición innovar es poner algo nuevo al mercado. O lo haces, o no lo haces. Sin embargo, considerando el ciclo completo de la innovación, que empieza por las ideas y acaba con nuevos productos y servicios en el mercado, sí que hay muchas cosas que otros pueden hacer por nosotros.

IDI MUÑECOS

Pero, ¿No es una locura externalizar la I+D? ¿O acaso es la única alternativa posible a mantener un costoso Departamento de I+D? La respuesta es no, y no. Lo que es una locura es no hacer I+D por considerar que para ello es necesario tener un Departamento de I+D que para sí lo quisiera la NASA. La misma respuesta aplica a la centralización de la actividad de I+D en un grupo empresarial.

Como en tantas cosas, tampoco se trata de abrazar ciegamente la externacionalización. Externalizar la I+D simplemente es una opción. En general, para mantener una trayectoria innovadora, conviene integrar al menos ciertos procesos de la actividad de I+D. No es imprescindible jugársela a todo o nada. Muchas empresas, como el Grupo Isastur, han dejado atrás el concepto tradicional de Departamento de I+D, marcado por la idea de que la I+D debe de hacerse de puertas para dentro, o no hacerse. Estos Departamentos de I+D tienen una vocación doble, (i) ejecutar directamente las actividades de I+D más sensibles para la empresa, (ii) identificar nuevas oportunidades fuera de su alcance, y canalizarlas externamente. En línea con este segundo punto, las empresas del Grupo Isastur disponen de una serie de servicios corporativos de I+D como la Vigilancia Tecnológica o la Identificación de oportunidades, por mencionar algunos.

IDI CEREBROS

Casi no hace falta repasar las ventajas de externalizar la I+D: completar nuestras capacidades, técnicas o creativas, mejorar el ‘time to market’, o reducir costes. Claro que tiene sus riesgos. Aunque aparentemente la mayor dificultad está en crear un entorno de confianza, donde se respeten unas reglas básicas sobre la confidencialidad y el tratamiento de la propiedad intelectual, hay riesgos importantes en otros frentes. Los dos que más destacan son (i) las dificultades de comunicación y coordinación en un contexto, el de la innovación, que por naturaleza es muy cambiante, y (ii) la sobrevaloración de la faceta tecnológica frente a otros aspectos que afectarán al proceso de I+D: conocimiento del mercado, de los modelos de negocio, o de la regulación aplicable.

La diversidad de ‘proovedores’ es amplia, los Centros Tecnológicos son la opción preferida, porque muchos de ellos ya se han creado con esta misión, y en general suelen estar más cercanos a la mentalidad empresarial que otros agentes como Universidades, Institutos de investigación o Laboratorios de ensayos. Otra opción nada desdeñable es contar con una empresa de servicios (ingeniería o consultoría), aunque con cierta cautela, dado que en muchos casos, al no tratarse de profesionales de la I+D, podemos estar multiplicando alguno de los riesgos mencionados anteriormente.

Anuncios

Red Eléctrica diseña un software para la integración eficiente del vehículo eléctrico en el sistema

Image
A través de REE

Red Eléctrica de España (REE) ha participado en el Cenit Verde; un proyecto de I+D+i liderado por Seat que ha finalizado el 11 de junio y que se ha centrado en el diseño y realización de un prototipo de coche eléctrico y de los sistemas de control y gestión necesarios para su integración eficiente en el sistema eléctrico. Lograr una gestión más eficiente de la recarga de los vehículos eléctricos, mediante la definición de un sistema inteligente que permita la plena interacción del vehículo con la red eléctrica, ha sido el principal objetivo de REE en este proyecto. Así, se ha desarrollado un software innovador para el control más eficiente de la demanda de energía.Gracias a este software de gestión, el vehículo se puede cargar de forma más eficiente y permite la optimización de la recarga inteligente en los periodos de bajo consumo eléctrico (periodos valle de la demanda de energía), con la garantía de cumplir con las necesidades del usuario.Este sistema también ofrece una mayor capacidad de integración de las energías limpias cuando existe excedente de producción eléctrica renovable que, al no poder ser almacenado, se perdería.

La participación de REE en este proyecto ha supuesto una oportunidad para estudiar en profundidad este nuevo tipo de demanda y conocer qué herramientas permitirán en un futuro una gestión más eficiente de los recursos energéticos garantizando la seguridad del suministro. Además, entre las conclusiones a las que ha llegado REE con su participación en este Proyecto Cenit Verde, destaca la flexibilidad que aporta a la Operación del Sistema la integración eficiente de una nueva carga: el vehículo eléctrico.

En el Proyecto Cenit Verde, realizado con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad a través del Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), se han involucrado durante cuatro años cerca de 800 profesionales de 16 empresas y 14 organismos públicos. Este proyecto ha contado con un presupuesto total de 34 millones de euros.

El Proyecto VERDE, que acaba de completarse con la presentación de sus resultados, tiene por finalidad investigar y generar conocimiento en los temas clave necesarios para la fabricación y comercialización de vehículos ecológicos en España, lo que permitiría reducir la dependencia energética del petróleo de nuestro país, reducir las emisiones de CO2 en el sector del transporte, favorecer la penetración de las energías renovables y garantizar el futuro del sector industrial y del I+D de la automoción en España. Está subvencionado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del Programa CENIT (Consorcios Estratégicos Nacionales de Investigación Técnica) a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI).