La conquista del espacio

Por José Manuel Iglesias Morón, técnico de prevención del Grupo ISASTUR.

A través de prevencionar.com

“Lo que caracteriza a las sociedades tradicionales es la oposición que tácitamente establecen entre su territorio habitado y el espacio desconocido e indeterminado que los circunda: el primero es el mundo, el cosmos; el resto ya no es un cosmos, sino una especie de otro mundo, un espacio extraño, caótico, poblado de larvas, de demonios, de extranjeros.” Mircea Eliade.

Todos hemos vivido en alguna u otra medida la experiencia de delimitación de espacios. Desde la puerta de nuestra casa que nos separa de los extraños, los límites de nuestro coche en cuyo interior nos sentimos cómodos y protegidos, incluso el curioso balizado que solemos realizar cuando vamos a pasar un día en la playa con neveras, sillas, mochilas y sombrillas . Todo eso al fin y al cabo es un acto de delimitación.

Pero realmente ¿qué hacemos cuando delimitamos una zona? Ese acto en tanto que humano siempre es más que un mero acto físico material observable, no se trata solo de clavar una sombrilla con más o menos acierto, realmente al delimitar la zona estamos definiendo los límites de nuestro mundo playero, estamos determinando la zona donde vamos a movernos con mayor comodidad, donde podemos hacer lo que acostumbramos al margen de los extraños que nos circundan, y con tanto éxito que incluso hay quienes son capaces de echar la siesta entre el balizado de mochilas, neveras y sombrillas.

Este hecho cotidiano también es de aplicación en el ámbito laboral, sobre todo cuando en un espacio más o menos amplio confluyen diversas empresas, con sus propias costumbres y modos de hacer. Así antes de empezar cualquier trabajo siempre existe un momento previo, un momento fundador que creo que podemos asociar directamente al momento del balizado. Sin delimitación no hay constitución de mundo, no hay organización propia, no hay separación entre lo propio y lo extraño. Sin esa separación estamos expuestos a la confusión, y ésta siempre es motivo de malestar. Necesitamos delimitar con claridad nuestra zona para poder desplegar allí nuestra identidad; siempre vamos a tener la necesidad de identificar con claridad nuestro sitio, nuestra zona segura donde siempre podemos saber a qué atenernos.

Ahora entramos en faena, porque la mayoría de las veces los sistemas de delimitación que utilizamos, no pasan de ser meras guirnaldas, totalmente frágiles a la acción del viento y totalmente inadecuadas para delimitar con garantizas un espacio de trabajo.
MORON PREVENCIONAR 1

En numerosas ocasiones he podido comprobar como el sistema de balizado comúnmente más utilizado suele ser la simple y triste cinta de balizar. Pero ¿qué tipo de balizado se consigue con esto? Lógicamente depende de lo cuidadoso que seamos, pero la mayoría de las veces todo aquel que baliza con este sistema se encuentra con muchos problemas, a veces no sabe donde poder sujetar la cinta, otras con el viento la cinta se vuela, a veces la cinta se rompe etc.

Existen en el mercado una gran variedad de alternativas mucho más efectivas que la mera cinta de balizar. Hoy voy a detenerme en una forma que en la cultura oriental parece estar bastante extendida pero que solemos ver poco por occidente, que es el balizamiento con el sistema de conos y barras.

Lo primero que me llamó la atención es la gran variedad de conos que existen en el mercado, incluso encontramos conos telescópicos, plegables, con iluminación leds y de todos los colores imaginables y personalizables. Por otro lado los conos tienen una versatilidad increíble: siempre fácilmente apilables, podemos ubicarlos sin problema prácticamente en cualquier lugar.

MORON PREVENCIONAR 2

Incluso podemos utilizarlos como base para señales de todo tipo o bien para indicar en ellos mensajes preventivos:

MORON PREVENCIONAR 3

En segundo lugar el sistema de tubos extensibles acoplables a conos me parece una muy buena opción si se quiera delimitar espacios temporales, incluso si tenemos problemas de espacio para transportar las barras existen el mercado barras totalmente telescópicas. Las barras suelen tener una longitud máxima de 2, más que suficiente para poder delimitar con calidad de la zona de trabajo, eso sí nos harán falta tantas barras o conos como amplia sea la zona de trabajo.

MORON PREVENCIONAR 4

La variedad que comporta el sistema es increíble, barras fluorescentes, con iluminación led y con colores de todo tipo:

MORON PREVENCIONAR 5

MORON PREVENCIONAR 6

Al disponer de una barra fija incluso podemos utilizarla para colocar sobre la misma cartelería informativa diversa.

MORON PREVENCIONAR 7

MORON PREVENCIONAR 8

En definitiva me parece un buen sistema de balizado, flexible, económico (el precio de la barra está en torno a los 10-12 euros) y resistente.

En cualquier caso con independencia del sistema de balizado que utilicemos lo importante es el sentido que demos a ese acto fundador inicial. En la medida en que sepamos dotar de sentido ese acto inicial todo lo que suceda después estará bien orientado. Para ello el balizado tiene que ir de la mano de una reunión inicial previa donde a través del diálogo se pueda objetivar el sentido de la acción. (Sobre este último asunto podéis consultar artículo GōngFu – Kiken Yochi (工夫 – 危険予知)

Anuncios