La samba inversora

Brasil marca el ritmo de una “samba inversora” que se extiende por Europa y que va a continuar en los próximos años. El Grupo ISASTUR también ha entrado en este baile. Brasil es, en la actualidad, uno de los cuatro países del mundo en los que resulta más atractivo y ventajoso realizar inversiones. Un país que, además de mantener sus arquetipos climáticos, folclóricos, climáticos y sociológicos, está consiguiendo hechizar a las empresas europeas. Según un reciente estudio sobre el panorama de inversión española en Latinoamérica, “Brasil sería destino de las inversiones del 72% de las mayores compañías españolas, el estudio fue realizado por la escuela de negocios española IE Business School y la filial ibérica de Kreab Gavin Anderson entre las 35 compañías que transan en la Bolsa española (Ibex35)”.

La decisión del Grupo ISASTUR de abrir una oficina de Isotron en Río de Janeiro es un paso más en la estrategia de la empresa de internacionalizar su actividad. No es la primera vez que el Grupo ISASTUR trabaja en Brasil, pero esta decisión reciente supone estabilizar la presencia del Grupo con vistas a un seguimiento directo de los proyectos que se puedan desarrollar ahora y en futuro.

¿Por qué invertir en Brasil? Los especialistas destacan la estabilidad política conseguida en el país por los últimos gobiernos, además de subrayar unas buenas perspectivas macroeconómicas con el estancamiento de la deuda pública, las optimistas perspectivas de crecimiento económico, el saldo comercial y el control de la inflación. La subida del PIB y la reducción del paro hacen prever una mejora de la situación económica, cifrada para 2014 en un crecimiento de la economía del 5%. Además de todo ello, las fuertes inversiones generadas por el Mundial de Fútbol de 2014 y las Olimpiadas de Río de 2016 impulsarán aún más la actividad económica del país. Durante el año que viene se completará la construcción del nuevo aeropuerto San Gonzalo do Amarante, en Natal, el mayor de toda Sudamérica.

Brasil tiene una superficie de 8,5 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con una población de 170 millones de habitantes aproximadamente, de los cuales 90 millones son económicamente activos. Es uno de los mayores productores mundiales de energía eléctrica, así como uno de los mayores productores y exportadores de minerales brutos y procesados. Cuenta con modernos sistemas de telecomunicaciones y es un gran productor de bienes de consumo. Tiene una moderna y competitiva industria textil, con 30 mil empresas que comercializan 21 billones de dólares por año y posee el 22% de las tierras cultivables para agricultura del mundo.

UNA OPORTUNIDAD BIEN GESTIONADA

Alejandro Sánchez Menéndez. Director General de Producción del Grupo ISASTUR.

Lo que no nos mata nos hace más fuertes. En términos generales, esta es la frase que resume la filosofía que nos obliga a adaptarnos a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades del mercado. Lo que hasta hace poco alguien llamó “leyendas urbanas” para referirse a quienes se iban de Asturias o de España para poder trabajar, es una realidad que crece. Hace no mucho tiempo resultaba muy complejo gestionar estos desplazamientos, mantener alta la moral de los trabajadores y explicar que esa expatriación obligada no era un capricho, sino una necesidad.

Dentro del Grupo ISASTUR existen empresas con dilatada trayectoria en la ejecución de proyectos de proyección internacional. La gestión de recursos humanos del Grupo para estos casos fue siempre la de procurar una cuidada selección del personal desplazado, así como proporcionar buenas propuestas y condiciones de trabajo. Sin embargo, el diálogo no siempre era fluido. Lo habitual era encontrar objeciones, tratar de imponer condiciones desorbitadas a la empresa o, incluso, el rechazo a la movilidad en casos extremos. En los viajes y visitas de trabajo que se realizaban  a cada obra se constataba un gran deseo de volver a España, a Asturias, a “casa”. Esa incomodidad no beneficia ni a la empresa, ni al trabajador, ni al resultado del proyecto.

Pero las cosas van cambiando con rapidez. Hemos conseguido hacer bueno el proverbio del principio porque la coyuntura económica adversa ha sido entendida por el Grupo ISASTUR como una oportunidad. ¿Qué hemos hecho? La Dirección del Grupo ha convertido en un objetivo estratégico  acometer los cambios estructurales y promover la mentalidad necesaria para transmitir esta nueva realidad empresarial a todos los trabajadores implicados en proyectos internacionales.  Han sido varios los departamentos, desde el Comercial hasta los de Servicios (Compras, Prevención, RRHH, Administración…) los que han reordenado su enfoque hacia las nuevas necesidades. Como consecuencia, el personal de producción encara los nuevos retos y proyectos en el extranjero con la información y el soporte adecuados, lo que se ha traducido en resultados positivos inmediatos. Lo que antes era un problema, se ha convertido en una oportunidad.

El resultado de esta acción es la disponibilidad de nuestros empleados para acometer proyectos internacionales, además de aumentar la satisfacción de las personas desplazadas. A pesar de la distancia y de las dificultades inherentes a cada proyecto, el ambiente ha cambiado. Lejos de la dura crisis que vive España, los equipos de trabajo del Grupo ISASTUR en el extranjero no pierden de vista sus raíces pero dedican sus esfuerzos a sacar adelante el trabajo con calidad que nos caracteriza.

Quizá se haya dado un paso de no retorno: las próximas generaciones no estudiarán, ni trabajarán, ni  se jubilarán en Asturias o en España. Quizá la crisis haya dado el impulso definitivo para vencer reticencias históricas a salir de nuestra región;  ahora a las empresas les toca saber canalizarlo adecuadamente.

Hogares sostenibles y económicos

¿Tienes idea de cuánto te gastas cada vez que pones la lavadora? ¿te has preguntado alguna vez el precio de cocinar algo en el horno durante una hora? ¿y lo que te cuesta al mes el standby?. Seguro que conocer exactamente el coste energético de estas acciones te ayudaría a ahorrar.
ENERsip es un proyecto europeo en el que participa el Grupo Isastur cuyo objetivo es crear hogares sostenibles. La contribución de ENERsip a los hogares está en la incorporación de tecnologías que favorecen la toma de conciencia sobre los costes energéticos en nuestra vida diaria, facilitando así su gestión y optimización, ya que te permite saber con exactitud donde están tus gastos, en cada aparato, cada hora del día.
Como ENERsip es una iniciativa europea, contempla el autoconsumo, algo aún por regular en España. El autoconsumo es la posibilidad de consumir en algunos momentos de la red eléctrica, y en otros de la electricidad generada por uno mismo. ENERsip facilita el encaje del autoconsumo, partiendo de tu perfil de consumo y del pronóstico que hace de tu generación. Esta es la parte en la que el Grupo Isastur ha aportado su contribución al proyecto, al papel de la generación integrada en el edificio.  
Este proyecto también contempla los agregadores de servicios y las compañías eléctricas ya que facilita el diseño de nuevas tarifas, y la gestión de la demanda. Identifica “cargas no sensibles” de tu casa, que la compañía eléctrica pueda interrumpir (unas horas) si necesita esa potencia para otros usos.
El resultado de la adopción de la plataforma ENERsip permitirá establecer nuevos patrones de comportamiento en la sociedad en general y reducir la dependencia económica de la energía intensa.

La conquista del Polo Sur

Acaban de cumplirse 100 años de la llegada del primer hombre al polo sur, Roald Amundsen. Hemos visto informaciones que hablaban de su gesta pero ¿alguien cree que Amundsen llegó solo al Polo Sur? Con él llegaron otros cuatro hombres y en toda la expedición participaron muchos más. Y como en el caso de ésta, casi todas las conquistas de la humanidad son fruto del trabajo de equipos.

Por seguir con la jerga aventurera, la conquista del mercado exterior es uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentan las empresas españolas en la actualidad. El contexto económico nacional hace necesaria la búsqueda de nuevos mercados en los que soplen mejores vientos para las velas de nuestras empresas.

Pero la oportunidad que ofrece la salida al mercado exterior no está libre de dificultades. Los organismos oficiales tutelan misiones comerciales que tratan de establecer contactos con potenciales clientes. Una vez establecidos esos contactos, es más sencillo ofrecer productos o servicios cerrados, completos o llave en mano que ofrecer partes del proyecto.
En ese contexto, la oportunidad para las empresas especialistas, pasaría por actuar como subcontratistas, pero la entrada siempre dependería de intermediarios. Otra posibilidad para acceder a esos grandes proyectos y posicionarse como suministrador global, pasa por la constitución de alianzas estratégicas.

Una alianza es una forma de compartir riesgos y fortalezas. Desde el momento en el que se unen especialistas en partes, nos permite subir uno o varios peldaños en el tipo de proyectos a los que podemos acceder y también compartir los contactos comerciales que se hayan podido producir con anterioridad.

En este contexto, el Grupo ISASTUR, a través de ISOTRON, acaba de firmar un acuerdo de colaboración con IBERESE (Grupo Sacyr Vallehermoso), Tensa (Grupo EIP) y ADITEL S.A. La idea del acuerdo es poder ofertar y desarrollar conjuntamente proyectos de subestaciones y líneas eléctricas de alta tensión, tanto en Sudamérica como en el este de Europa.

No sé si la idea de comparar el desafío de la exportación con la conquista del Polo Sur ha sido afortunada pero de lo que sí estoy seguro es que ambos objetivos fueron y serán posibles con menos dificultades abordados en un contexto de colaboración, en un caso entre personas y en otro entre empresas.

Los mercados, como el Polo Sur en su momento, están a la espera de equipos que los conquisten.