Una de dragones

Imagen

Carlos A. Varela García. Jefe Dpto. Prevención Riesgos Laborales ISASTUR

 

Ya hace más de dos décadas que en España se publicó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y todavía siguen produciéndose accidentes.  Es difícil obtener conclusiones solamente de la observación de la evolución de la accidentabilidad, ya que existen diversas variables que pueden llegar a ser influyentes (la economía, los puestos de trabajos, las nuevas o la desaparición de ciertas actividades, la variación en la población trabajadora, etc.).

Lo que está claro, es que si alguien en el mundo supiera como evitar los accidentes, sería ahora multimillonario por vender libros con esa fórmula mágica, o ejerciendo de coach, tan de moda hoy en día.  Los grandes “gurús” en la materia, dicen que la clave es cambiar en la Sociedad la cultura en la materia y que eso lleva tiempo.

Desde mi privilegiado puesto de observador, sí he apreciado con el paso del tiempo que la citada cultura está cambiando poco a poco, o al menos así me parece a mí; os cuento.

Aún recuerdo cuando me matriculé en uno de los primeros cursos  de Prevención de Riesgos Laborales recién salida la Ley. ¡No sabía de qué iba! Algunos de mis amigos me preguntaban: `¿prevención de qué?´ Incluso recuerdo que me daba vergüenza decir lo que estaba estudiando; y ahora junto con los idiomas, contar con esta formación suele ser uno de los requisitos básicos para optar a cualquier trabajo.

dragon

En aquel curso, uno de mis profesores, como introducción hizo un símil con la `draconología´ (ciencia que estudia a los dragones). Nos decía, que al igual que un draconólogo tenía que creer y convencer de que los dragones existen, nosotros los prevencionistas, tendríamos que hacer lo mismo.

Al cabo de unos años de la publicación de la Ley, las empresas más grandes ya hablaban de gestionar y planificar la prevención, ya empezaban a utilizar equipos de protección colectiva y personal, a elaborar y solicitar a sus subcontratas evaluaciones de riesgos para cualquier tarea por menor que ésta fuera, a investigar los accidentes, etc.

Recuerdo también cuando implantamos en ISASTUR la utilización de gafas de seguridad como un equipo de protección personal básico, y trabajadores de otras empresas se burlaban diciendo: `¡ahí vienen las moscas!´, mientras nosotros conseguíamos reducir gradualmente nuestra accidentalidad. Curiosamente, ahora estos trabajadores que se burlaban también las usan.

O cuando propusimos por primera vez en ISASTUR la implantación de la charla pre-tarea (explicación de los riesgos y medidas preventivas a adoptar en una determinada tarea) y algunas personas nos decían que estábamos locos, que era impensable que los mandos realizaran esta actividad y más aún con el poco tiempo del que disponían.

Pues sí, estos son algunos ejemplos que al menos a mí me llevan a pensar que estamos avanzando, que la cultura en materia de prevención de riesgos laborales está cambiando poco a poco, y que aquellas organizaciones empresariales que tienen éxito en la materia tienen una constante que se repite, y es que todos sus miembros, no sólo los Técnicos de Prevención, dedican mucho tiempo a actividades preventivas (evaluación de riesgos, planificación, formación, supervisión y mejora continua). Pero, ojo, ese tiempo dedicado debe ser sin duda de calidad ya que si no, no funciona.

Actualmente en ISASTUR nos estamos enfrentando a otro gran reto, llevar nuestros estándares de prevención más lejos, a otros lugares, a otros países en ocasiones con una cultura en prevención de riesgos laborales diferente a la nuestra.

Espero que con el paso del tiempo y con el inestimable esfuerzo de todos los que integramos ISASTUR podamos apreciar más cambios similares a los relatados… y si no fuera así, al menos siempre nos quedará dedicarnos a la `draconología´.

 

 

 

 

¿Qué es la capacitación?

 

Line of writing hands.

 

Por Edgardo Frigo. A través http://www.forodeseguridad.com/artic/rrhh/7011.htm

QUE SIGNIFICA CAPACITACIÓN
Capacitación, o desarrollo de personal, es toda actividad realizada en una organización, respondiendo a sus necesidades, que busca mejorar la actitud, conocimiento, habilidades o conductas de su personal.

Concretamente, la capacitación:
– busca perfeccionar al colaborador en su puesto de trabajo,
– en función de las necesidades de la empresa,
– en un proceso estructurado con metas bien definidas.

La necesidad de capacitación surge cuando hay diferencia entre lo que una persona debería saber para desempeñar una tarea, y lo que sabe realmente.
Estas diferencias suelen ser descubiertas al hacer evaluaciones de desempeño, o descripciones de perfil de puesto.

Dados los cambios continuos en la actividad de las organizaciones, prácticamente ya no existen puestos de trabajo estáticos. Cada persona debe estar preparado para ocupar las funciones que requiera la empresa.
El cambio influye sobre lo que cada persona debe saber, y también sobre la forma de llevar a cabo las tareas.

Una de las principales responsabilidades de la supervisión es adelantarse a los cambios previendo demandas futuras de capacitación, y hacerlo según las aptitudes y el potencial de cada persona.

DONDE APLICAR LA CAPACITACIÓN

Los campos de aplicación de la capacitación son muchos, pero en general entran en una de las cuatro áreas siguientes:

a) Inducción
Es la información que se brinda a los empleados recién ingresados. Generalmente lo hacen los supervisores del ingresante. El departamento de RRHH establece por escrito las pautas, de modo de que la acción sea uniforme y planificada.

b) Entrenamiento:
Se aplica al personal operativo. En general se da en el mismo puesto de trabajo. La capacitación se hace necesaria cuando hay novedades que afectan tareas o funciones, o cuando se hace necesario elevar el nivel general de conocimientos del personal operativo. Las instrucciones para cada puesto de trabajo deberían ser puestas por escrito.

c) Formación básica:
Se desarrolla en organizaciones de cierta envergadura; procura personal especialmente preparado, con un conocimiento general de toda la organización. Se toma en general profesionales jóvenes, que reciben instrucción completa sobre la empresa, y luego reciben destino. Son los “oficiales” del futuro.

d) Desarrollo de Jefes
Suele ser lo mas difícil, porque se trata de desarrollar mas bien actitudes que conocimientos y habilidades concretas. En todas las demás acciones de capacitación, es necesario el compromiso de la gerencia. Aquí, es primordial el compromiso de la gerencia general, y de los máximos niveles de la organización. El estilo gerencial de una empresa se logra no solo trabajando en común, sino sobre todo con reflexión común sobre los problemas de la gerencia. Deberían difundirse temas como la administración del tiempo, conducción de reuniones, análisis y toma de decisiones, y otros.

En cualquiera de los casos, debe planificarse adecuadamente tanto la secuencia como el contenido de las actividades, de modo de obtener un máximo alineamiento

LA CAPACITACIÓN COMO INVERSIÓN

La organización invierte recursos con cada colaborador al seleccionarlo, incorporarlo, y capacitarlo. Para proteger esta inversión, la organización debería conocer el potencial de sus hombres. Esto permite saber si cada persona ha llegado a su techo laboral, o puede alcanzar posiciones más elevadas. También permite ver si hay otras tareas de nivel similar que puede realizar, desarrollando sus aptitudes y mejorando el desempeño de la empresa.

Otra forma importante en que la organización protege su inversión en recursos humanos es por medio del planeamiento de carrera. Estimula las posibilidades de crecimiento personal de cada colaborador, y permite contar con cuadros de reemplazo.

CAPACITACIÓN Y COMUNIDAD

La capacitación, aunque está pensada para mejorar la productividad de la organización, tiene importantes efectos sociales. Los conocimientos, destrezas y aptitudes adquiridos por cada persona no solo lo perfeccionan para trabajar, sino también para su vida.

Son la forma más eficaz de protección del trabajador, en primer lugar porque si se produce una vacante en la organización, puede ser cubierta internamente por promoción; y si un trabajador se desvincula, mientras más entrenado esté, más fácilmente volverá a conseguir un nuevo empleo.

Las promociones, traslados y actividades de capacitación son un importante factor de motivación y retención de personal. Demuestran a la gente que en esa empresa pueden desarrollar una carrera, o alcanzar un grado de conocimientos que les permita su “empleabilidad” permanente.

BENEFICIOS DE CAPACITAR

La capacitación permite evitar la obsolescencia de los conocimientos del personal, que ocurre generalmente entre los empleados más antiguos si no han sido reentrenados.

También permite adaptarse a los rápidos cambios sociales, como la situación de las mujeres que trabajan, el aumento de la población con títulos universitarios, la mayor esperanza de vida, los continuos cambios de productos y servicios, el avance de la informática en todas las áreas, y las crecientes y diversas demandas del mercado. Disminuye la tasa de rotación de personal, y permite entrenar sustitutos que puedan ocupar nuevas funciones rápida y eficazmente.

Por ello, las inversiones en capacitación redundan en beneficios tanto para la persona entrenada como para la empresa que la entrena.  Y las empresas que mayores esfuerzos realizan en este sentido, son las que más se beneficiarán en los mercados hipercompetitivos que llegaron para quedarse.

El autor de este artículo, Edgardo Frigo ( efrigo@mr.com.ar ), es consultor especialista en management de Seguridad, experto en capacitación y director de este Foro profesional. Vea sus antecedentes en www.forodeseguridad.com/frigo.htm

Publicado en http://www.forodeseguridad.com/artic/rrhh/7011.htm

Un badén inteligente en la prevención de riesgos laborales

a2ca1-logo-vivaden

Artículo publicado en la revista “Asturias Prevención” por Carlos Varela y María Rivas Ardisana, responsables de PRL e I+D+i del Grupo ISASTUR

Existen dos razones principales por las cuales la seguridad vial es una materia importante a considerar en el ámbito de la prevención de riesgos laborales, una de carácter jurídico, relacionada con lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y otra de carácter estadístico, pues se trata de un factor de riesgo con una incidencia grave en la siniestralidad laboral total.

Desde el punto de vista jurídico, resulta obvio que la conducción durante la jornada laboral o de camino al trabajo está incluida dentro de las condiciones laborales que pueden suponer riesgos para el trabajador (conductor o peatón), y atendiendo a lo que reza la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, dichos riesgos deben ser eliminados o, en su defecto, minimizados con medidas preventivas eficaces para controlarlo.

En cuanto a la razón estadística, según los datos del INSHT, los accidentes laborales de tráfico, tanto en misión como in itinere, ocurridos durante el 2008 supusieron más de un 9% del total de los accidentes laborales totales notificados con baja. En lo relativo a la gravedad de los accidentes laborales de tráfico, por ejemplo, durante el año 2005 supusieron casi un 39% del total de accidentes de trabajo mortales.

Centrándonos en una de las principales causas de mortalidad por accidente de tráfico, uno de cada cuatro fallecidos en accidente de tráfico lo es por exceso de velocidad. En el año 2012 447 personas fallecieron y 1.746 resultaron heridas graves en accidentes relacionados con el exceso de velocidad, la mayoría en vías convencionales y vías urbanas, y sólo un 10% aproximadamente en autopistas y autovías. Resulta obvia pues la necesidad de aplicar medidas que ayuden a disminuir el millón de infracciones por exceso de velocidad detectadas.1

Los reductores de velocidad, más conocidos como badenes, son resaltos que se disponen transversalmente en la calzada con el propósito de que puedan sobrepasarse cómodamente a una determinada velocidad a partir de la cual la molestia se hace más y más notable. El objetivo no es otro que el de contribuir a “calmar o pacificar el tráfico”2: implantar el principio de moderación de la velocidad de circulación en las calles, de modo que el vehículo (coche, furgoneta, autobús, camión, etc.) pueda ser compatible con otras alternativas más “blandas” y respetuosas con las necesidades de las personas: el desplazamiento a pie y en bicicleta.

La dramática realidad que anualmente reflejan las estadísticas de tráfico es el principal argumento para vencer una de las barreras para la implantación de este tipo de medidas: la voluntad de la administración. La siguiente barrera en importancia es la resistencia de los conductores. Independientemente de si pasan o no a la velocidad adecuada, los conductores profesionales en rutas con badenes se enfrentan a riesgos para su salud3, a causa de las repetidas vibraciones a las que están sometidos. Algunos estudios también destacan que los pasajeros, principalmente si se sientan con frecuencia en las últimas filas, están igualmente padeciendo riesgos para su salud.

Posición relativa de autobús y en este caso, pasajero, al paso por un badén convencional. Fuente: Journal of Spinal Disorders and Techniques4

Posición relativa de autobús y en este caso, pasajero, al paso por un badén convencional. Fuente, Journal of Spinal Disorders and Techniques4.

 

Ante esta situación, hay países que han optado por eliminarlo de las rutas de transporte público. Sin embargo esta es una decisión que no es del agrado de los que consideran que no deben de hacerse excepciones con el transporte público en la lucha por la moderación de la velocidad. En cualquier caso, esta medida no viene a solucionar el problema para los servicios privados (autocares escolares o de empresa, repartidores, u otros muchos).

Finalmente, es la oposición de los servicios de emergencias, principalmente de bomberos y ambulancias, la que está siendo la principal barrera a los badenes convencionales5, ya que suponen un aumento del tiempo de respuesta de los vehículos de emergencia, mayor aún sobre las ambulancias cuando llevan pacientes a bordo (a 20km/h un badén puede provocar una aceleración de 15m/s2 y a 30km/h una de 30m/s2).

En este contexto, el Grupo ISASTUR ha desarrollado un badén inteligente escamoteable, VIVADEN, que sólo presenta un resalto en determinadas situaciones (p.e. sobrevelocidad de vehículo o si se trata de hora punta), y es capaz de discriminar a los servicios de emergencias, ocultándose a su paso. Además, VIVADEN permite su control remoto desde un Centro de Gestión del Tráfico, facilitando, por ejemplo, la coordinación de un conjunto de badenes.

La idea original fue planteada al Grupo Isastur por la empresa UGS, con larga trayectoria de colaboración con la Administración pública en proyectos del campo de los derechos civiles (principalmente vivienda, medioambiente, y seguridad vial). En el proyecto, también ha tenido un destacado papel la ingeniería gijonesa MJ INGENIEROS.

VIVADEN se comercializa a través de la sociedad mercantil MOVIVO, cuya principal actividad será la elaboración y prestación de proyectos de movilidad sostenible. El proyecto de desarrollo de VIVADEN ha sido financiado por el IDEPA y cofinanciado con fondos FEDER.

 

NOTAS

1 Dirección General de Tráfico, “Los excesos de velocidad causan casi 500 muertes al año por accidentes”, Nota de Prensa, 31 de Marzo de 2014.

2 Una reducción de 10 mph puede conseguir una reducción de accidentes de un 50%, de acuerdo con diversos estudios, entre otros

WEBSTER, D C and A M Mackie (1996). Review of traffic calming schemes in 20 mph zones. TRL Report 215. Transport Research Laboratory, Crowthorne, Berks; y STARK, D C (1995). Speeding is an important urban problem. Proceedings of the 23rd European Transport Forum, PTRC. Warwick University, y Webster & Mackie, 1996).

3 Granlund J., and Brandt A., Bus Drivers’ Exposure To Mechanical Shocks Due To Speed Bumps. Swedish Road Administration Consulting Services, 2008.

4 Munjin M., Zamorano J., Marre B, Ilabaca F, Ballesteros V, Martinez C, Yurac R, Urzua A, Lecaros M, Fleiderman J, Garcia N. Speed Hump Spine Fractures: Injury Mechanism and Case Series. Journal of Spinal Disorders and Techniques 24: 386-389, 2011.

5 Randel R. Jaeger,Traffic Calming – Speed Humps – Effect on emergency response times, Des Plaines Fire Department, 1996.

¿Conoces la fórmula de la seguridad y salud?

 

topsecret

 

Por Martín Silva. A través de www.prevencionintegral.com

Puede ser que alguien piense que lo que voy a expresar es una obviedad, sin embargo, como suele ocurrir, en las cosas más obvias están las grandes claves. En este caso se trata de lo que para mí sintetiza la mayor clave que conozco para conseguir mejorar la seguridad y salud laboral, y también aplicable a cualquier otra cosa que una organización quiera conseguir.

Se puede expresar como una fórmula, que casualmente se parece a la de la relatividad de Einstein, con la diferencia que en esta se manejan dos de los recursos más importantes que tienen las organizaciones.

La fórmula dice:

ΔSSL = t.n2

¿Qué significa esta fórmula? Muy sencillo. La mejora de la seguridad y salud laboral es directamente proporcional al tiempo invertido en ella y al cuadrado del número de personas de la organización que lo invierten.

Cuanto más tiempo dedica una organización a la seguridad y salud laboral y cuantas más personas lo hagan, mayor será el nivel de seguridad y salud y por consiguiente menor el número de accidentes y enfermedades. Así de simple y de contundente.

Cuando los líderes de una empresa me dicen que quieren mejorar en seguridad y salud laboral yo les suelo decir ¿Cuánto tiempo estas dispuesto a invertir tú y cuanto tiempo vas a permitir que dedique tu organización? Esta es la clave, y no caben medias tintas, ni tampoco cabe engañar.

En mi experiencia aquellas organizaciones que tienen éxito en el campo de la seguridad y salud tienen una constante que se repite, dedican mucho tiempo a actividades en este campo. Esto se repite para cualquier otra área de la empresa y de la vida. A lo que dedicamos tiempo crece, aumenta.

Ahora bien, nos falta otro factor en la ecuación que es las personas que dedican tiempo y en qué lo dedican. Es decir, ¿Quién? Y ¿En qué? Con este segundo factor incorporamos además el concepto de la calidad del tiempo dedicado.

En algunas organizaciones piensan que esto significa que tiene que haber más Técnicos de Seguridad, más especialistas de seguridad y salud tanto internos como externos que dediquen todo su tiempo. Sin embargo no es la mejor manera de incrementar el tiempo dedicado a la seguridad y salud, si solamente es el dedicado por los Técnicos. Además de este y sobre todo, para que la mejora de la seguridad y salud sea significativa, el tiempo invertido debe ser de la Dirección y de la línea de mando. Éste es el tiempo con mayúsculas, el que va a producir verdaderos resultados. Esto significa que desde el Director General hasta los Encargados han de dedicar una parte del tiempo de su jornada laboral a actividades encaminadas a mejorar la seguridad y salud laboral, mayor o menor en función del nivel al que quieran llegar.

Si se quiere optar a la “Champion” de la Seguridad y Salud Laboral, nos falta todavía otros recursos de tiempo dedicado por personas y es el de los trabajadores. Aquí es cuando la ecuación nos llevará al máximo resultado, cuando también los trabajadores dediquen parte de su jornada a actividades en seguridad y salud laboral.

¿En qué actividades? Aquí hay muchas opciones de actividades específicas y lo mejor es que cada empresa tenga las suyas propias. En general las actividades que se realicen deberían en mi opinión tener en cuenta al menos los siguientes aspectos: establecer objetivos conjuntos y seguirlos; planificar; mostrar visibilidad y compromiso de la dirección y la línea de mando; mucha formación e información; dedicar tiempo a consultar y escuchar activamente a los trabajadores; identificar riesgos en las condiciones de trabajo y corregirlos de forma frecuente, planificada y en equipo; lo mismo en los comportamientos y actitudes; desarrollar habilidades de liderazgo cooperativo y de percepción del riesgo; generar equipo; planificar.

Como se suele decir: “en lo que te concentras crece y se expande”. ¿En qué te quieres concentrar y dedicar tiempo?

(Imagen tomada de Google)

 

 

¿Estas preparado para cumplir y para que se cumplan las normas de seguridad y salud?

BEATLES

 

A través de Martín Silva y http://www.prevencionintegral.com

Pienso que para mostrar a otras personas, caminos que pueden recorrer para realizar cambios positivos en su vida, es muy necesario experimentarlos previamente, y de esta forma ser una gran inspiración. Se inspira con el ejemplo, más que con cualquier otra cosa. Dar ejemplo, hace a la persona congruente, y esto a su vez, inspira e influye más.

Por eso el líder ha de estar en el camino de liderarse a sí mismo para liderar a otros. Eso supone observación hacia adentro y hacia fuera, ante las situaciones y circunstancias que se atraviesan, para aprender a conocerse, y cambiar aquello que no sea útil.

¿Cómo se puede influir para que se cumplan las normas relativas a la seguridad y salud, no mostrando coherencia con ello? Es difícil, ya que se pierde la fuerza y rotundidad que da la coherencia, y las personas lo captan rápidamente.

Esto no significa que algunas veces seamos incongruentes, ya que está en nuestra propia naturaleza de seres humanos. Si esto ocurre, reconocer las incongruencias honestamente, nos hace más creíbles y confiables, a los ojos y los sentimientos de los demás.

Tratando de responder a la pregunta que he planteado, os propongo un ejercicio muy sencillo que yo he practicado muchas veces, respecto a lo que supone cumplir las normas de seguridad, que te dará una medida de si estás preparado para inspirar a otros. Para ello es necesario precisamente observar nuestras incongruencias de manera honesta.

El ejercicio es muy sencillo, y hasta puede parecer infantil, sin embargo en lo sencillo muchas veces puede haber grandes aprendizajes. Si lo haces con conciencia puede enseñarte mucho acerca de ti mismo, respecto a las normas de seguridad. Se puede convertir en una ocasión de oro.

Se trata de esperar de forma consciente a que un semáforo se ponga en verde, para cruzar la calle como peatón. Alguien dirá, que estoy proponiendo una tontería, sin embargo si sabes aprovecharlo te aseguro que puede enseñarte muchísimo. Puede parecer que esto es diferente, que casi podríamos sacarlo del concepto de norma, sin embargo es más profundo de lo que pueda parecer a simple vista. Por ejemplo, en Alemania los peatones pasan siempre en verde aunque no se vea que vengan coches. ¿Dice algo de ellos, respecto a las normas de seguridad?

Te propongo entonces que investigues en ti mismo y que te plantes conscientemente al lado del semáforo, y si no está en verde, esperes a que se ponga para pasar. Aunque no vengan vehículos y aunque estés solo. Incluso aunque tengas prisa, o estés frustrado, o te parezca imposible que te vaya a pasar algo si cruzas. Experimenta ese momento, date la oportunidad de sentir lo que es cumplir una norma de seguridad cuando en ese momento pienses que no sea necesario, y observa los pensamientos que te vienen a la mente y los sentimientos y emociones que percibes. Date ese pequeño espacio, aceptando lo que surja.

¡Qué tontería!¡Si no viene nadie!¡Si todo el mundo pasa!¡Además tengo prisa!¡Parezco estúpido!¡Yo sé lo que hago!¡Las normas deberían ser flexibles!¡Hay niños pequeños, tendré que esperar!¡Qué pérdida de tiempo!, etc. Cada uno tendrá su propia experiencia, y podrá observar que piensa y siente ante una situación así.

Lo que es interesante es que las conclusiones que obtengas respecto a aquellos pensamientos y sentimientos que te limitan a esperar a que el semáforo se ponga en verde, es muy posible que puedas extrapolarlos al resto de situaciones en las que no eres congruente con el cumplimiento de las normas de seguridad y salud, porque como dice una persona a la que admiro: “Como haces una cosa, lo haces todo”.

¿Te atreves a conocer como experimentas el cumplimiento de las normas de seguridad y salud? El resultado de convertir algo cotidiano en un sencillo ejercicio de auto observación, puede ayudarte a exponerte menos a los riesgos, y manifestar una congruencia mayor con el cumplimiento de las normas de seguridad y salud.

 

Prevención en la Universidad

Carlos Varela

Carlos Varela

 

Carlos Varela, responsable del departamento de Prevención de Riesgos Laborales del Grupo ISASTUR Y profesor colaborador del Master de Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Oviedo, presentó a los alumnos el sistema de PRL del Grupo ISASTUR.

Este es el contenido esencial de la ponencia.

Gestión de la PRL en el Grupo ISASTUR

El Grupo ISASTUR está formado por diversas empresas. Estas empresas cuentan con un Servicio de Prevención Mancomunado que depende directamente de la dirección General. Este servicio de prevención lo formamos varios técnicos superiores en prevención de riesgos laborales, que cubrimos todas las especialidades preventivas: seguridad, higiene, ergonomía y psicosociología, excepto la medicina de trabajo que la tenemos concertada con una entidad ajena acreditada. Destacar que también contamos con Técnicos de Prevención integrados en las Unidades de Producción.

Nuestra política se basa en un sistema de gestión integrado, cuyo principio básico afirma que la Prevención de Riesgos Laborales es una actividad más de la gestión empresarial y es considerada responsabilidad y tarea común de todos los miembros de nuestra organización y también de nuestros colaboradores (proveedores, contratistas y subcontratistas). ¿Y por qué contamos con esta Política? pues para cumplir con nuestros Valores que son: la Profesionalidad, el Trabajo en Equipo, la Integración, la Orientación al Cliente y con uno en especial que es el “Compromiso con las personas”.

En el Grupo ISASTUR planificamos las actividades preventivas con carácter anual. En la citada planificación se detallan los objetivos, las actividades previstas para el año en curso, plazo de ejecución para cada actividad, recursos humanos y materiales, presupuesto, así como los responsables de su realización.

Contamos con un sistema integrado de gestión que se desarrolla mediante manuales corporativos. Dentro de estos manuales se incluyen los procedimientos e instrucciones técnicas. Uno de estos manuales es nuestro Plan de Prevención. Éste sistema de gestión se encuentra certificado según la OHSAS 18.001 desde el año 2004.

 Los pilares fundamentales de nuestro plan de prevención son 3: evaluación de riesgos, formación e información y supervisión.

En cuanto a la evaluación de riesgos: Realizamos evaluaciones generales, los Jefes de Proyecto elaboran evaluaciones de riesgos específicas de las obras (planes de seguridad). Realizamos evaluaciones higiénicas, de ruido, de polvo, etc; ergonómicas (de tareas de obra y de pantallas de visualización de datos) y también estudios psicosociológicos .

Para nosotros la formación y la información tienen una importancia relevante. Todos los trabajadores que se incorporan a la empresa reciben una charla inicial de seguridad impartida por un técnico del servicio de prevención y se les entrega un manual de seguridad e instrucciones técnicas de trabajo.

Como complemento a esta charla inicial, los mandos de obras son los responsables de explicar el plan de seguridad a los trabajadores e impartir charlas pre-tarea previas al comienzo de los trabajos. También se imparte formación periódica en obra por parte de los Técnicos de Prevención, Jefes de Proyecto y Mandos.

Otra herramienta informativa que utilizamos en el Grupo ISASTUR es el informe mensual de prevención y medio ambiente (PYMA). Este informe lo elaboramos todos los meses entre el Departamento de Prevención y el de Medio Ambiente y lo difundimos vía intranet al personal de oficina y en soporte papel al personal de obra. Los contenidos de este informe van desde las actividades que realizan el departamento de prevención, resultados de las inspecciones, tema del mes, accidentes comentados, etc.

También se imparten cursos de todo tipo. Intentamos que sean eminentemente prácticos. En la diapositiva pueden ver algunos instantes de estos cursos: de primeros auxilios, extinción de incendios, trabajos en tensión, montaje de andamios, manejo de plataformas elevadoras, trabajos en altura, incluso de conducción segura para nuestros comerciales.

Realizamos auditorías, inspecciones de seguridad a obras, oficinas, almacenes, equipos de trabajo, etc., con el objeto de detectar posibles desviaciones de los procedimientos establecidos y adoptar medidas correctoras.

Con el objeto de que el personal más capacitado para la realización de una determinada tarea sea el que la realice, contamos para ello con una serie de habilitaciones internas. Algunas de ellas son las : recurso preventivo, Autorizado, Cualificado para trabajos con riesgo eléctrico supervisor andamios, manejo de plataformas elevadoras y utilización de líneas de vida verticales.

Con el objeto de evitar que las sugerencias, deficiencias o quejas realizadas o detectadas por cualquier miembro de la empresa o entidades externas (clientes, subcontratas, etc.) caigan en saco roto y sean tratadas con el rigor que merecen, en Isastur contamos con el SMC (Sistema de Mejora Continua). Existen varios Grupos de Mejora y Seguimiento. Dichos asuntos dependiendo de su naturaleza, son tratados por uno u otro grupo específico de mejora. Periódicamente estos grupos de mejora se reúnen con el fin de buscar y adoptar las soluciones más efectivas a estas entradas.

Como iniciativas singulares en materia de Prevención de Riesgos Laborales, realizamos Campañas internas de sensibilización en Prevención de Riesgos Laborales, también campañas específicas de prevención de riesgo eléctrico, etc y contamos también con premios de seguridad para los trabajadores y con un procedimiento de valoración de Jefes de Proyecto y Mandos de Obra desde el punto de vista de la prevención, que consiste en valorar una serie de parámetros a lo largo del año, como son la accidentalidad, las deficiencias detectadas en sus obras, las charlas de seguridad impartidas en las mismas, felicitaciones por parte de clientes, notificaciones de incumplimiento, etc. Al final del año los mejores valorados en los citados aspectos reciben un premio de la empresa.

Para finalizar destacar que la labor del Grupo ISASTUR en materia de prevención no se reduce exclusivamente al ámbito de nuestra propia empresa sino que intentamos ir más allá, colaborando en materia preventiva con otras entidades, como otras empresas, sindicatos, colegios, así como participando en todo tipo de jornadas de Prevención de Riesgos Laborales.

 

Internacionalización de la Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ISASTUR

Carlos Varela. Jefe del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales

 

La historia del Grupo ISASTUR se ha escrito durante más de 35 años sobre la base de la voluntad de emprender, el afán de crecer y la necesidad de innovar. El camino que se ha recorrido hasta ahora se inició en 1978 con 15 trabajadores, en circunstancias materiales precarias, cuando la industria española y asturiana atravesaban la profunda crisis de mediados de los años setenta del siglo XX. Un grupo de empresarios y profesionales decidieron entonces poner en marcha ISASTUR, una empresa que centró su actividad en trabajos de ingeniería eléctrica de alta tensión, suministros de materiales eléctricos y montaje eléctrico industrial.

 

Antes de que las circunstancias del mercado y de la economía lo aconsejasen, el Grupo ISASTUR ya centró parte de sus esfuerzos en la internacionalización de sus actividades. Hemos sido pioneros en traspasar las fronteras de España y hoy en día el Grupo ISASTUR posee una extensa experiencia en la ejecución de proyectos a escala internacional. Nuestra vocación internacional nos ha permitido establecernos de manera permanente en los siguientes países de Europa, Sudamérica y norte de África: Alemania, Reino Unido, Rumanía, Argelia, Marruecos, Argentina, Brasil, Chile, Perú, Uruguay y Venezuela. Esta presencia internacional supone que el 85% de nuestra cartera de proyectos se sitúe fuera España.

 LLANO DE LLAMPOS

Llanos de Llampos, Chile

 

Las diferencias en legislación, cultura, costumbres, etc., entre Países dificultan cualquier tipo de gestión, incluida la gestión de la prevención de riesgos laborales.

 

Sin irnos por el momento más allá de nuestras fronteras, ¿todas las empresas aplicamos las mismas prácticas preventivas?, ¿somos todas igual de seguras? Tener, tendríamos que serlo, ¿no? Ya que la Ley es la misma para todos… Y, por cierto, ¿alguno de nosotros conoce al dedillo toda la legislación de nuestro país?

 

Además, tenemos que tener en cuenta que, en el caso de trabajadores desplazados fuera de su país, la empresa a la que pertenece el trabajador debe garantizar que éste disfruta de las mismas condiciones de trabajo, seguridad y de protección que las del país del que proviene; e, incluso, en el caso de que se desplace a un país con una legislación más beneficiosa para el trabajador en los citados aspectos, debe aplicársele la legislación del país de destino.

 

Por tal motivo, aunque lógicamente es muy importante conocer el País de destino (Leyes, cultura, costumbres, etc.), una de las posibles claves está en estandarizar unas buenas prácticas preventivas y adaptarlas -si procede- a los nuevos riesgos y entornos que se nos presenten en cada momento.

 

En el Grupo ISASTUR, el contar con certificaciones en Normas de reconocido prestigio (OHSAS o similares) nos ayuda llevar a cabo la citada gestión, ya que éstas suelen ser más exigentes que la legislación en materia de prevención de la mayoría de los países.

 

Contamos con un Sistema Integrado de Gestión, basado en las citadas normas, que se desarrolla mediante Manuales Corporativos. Dentro de estos Manuales se encuentran nuestros Procedimientos e Instrucciones Técnicas de Trabajo.

 

También conviene destacar que la prevención de riesgos laborales, en esencia, es igual en todos los países, otra cosa es que los medios y los riesgos sean algunas veces muy diferentes, especialmente en relación al entorno. Por tal motivo, en el Grupo ISASTUR nos centramos en especial en 3 pilares fundamentales dentro de nuestra gestión de la prevención:

 

  • Evaluación de Riesgos
  • Formación e Información
  • Control y Supervisión

 

 

Evaluación de Riesgos:

Elaboramos evaluaciones de riesgo específicas para todos nuestros Proyectos.

Conviene destacar que los Jefes de Proyecto son los responsables de elaborar este tipo de evaluaciones específicas para sus obras (planes de seguridad), y que son los Mandos de Obra los responsables de explicar las evaluaciones de riesgo específicas/planes de seguridad correspondientes y de impartir Charlas Pre-tarea (información a los trabajadores previa al comienzo de los trabajos de cada tajo, sobre los riesgos, medidas preventivas y de emergencia).

 

Formación e Información:

Para nosotros la formación y la información tienen una importancia relevante.

Todos los trabajadores que se incorporan a nuestra Organización reciben una Charla Inicial de Prevención impartida por un Técnico de Prevención y se les hace entrega un Manual de Seguridad e Instrucciones Técnicas de Trabajo.

En relación al citado Manual de Seguridad, cabe mencionar que nuestra expansión internacional ha conllevado una serie de cambios, entre los que se encuentra la incorporación de trabajadores de muy diversas nacionalidades. Este hecho complica la transmisión de la información, un aspecto esencial en la prevención de riesgos laborales.

Por tal motivo, desarrollamos, con la colaboración del Instituto Asturiano de Prevención, el denominado: Proyecto ESPREVERANTO.

Este proyecto, cuya finalidad es mejorar la transmisión de la información en prevención de riesgos laborales, se dividió en las siguientes fases:

 

1. Revisión y traducción.

 

Se realizó una revisión y actualización de los contenidos del nuestro Manual de Seguridad y se tradujo a los idiomas más utilizados en nuestra Organización: español, inglés, francés y portugués; con el objeto de facilitar la comprensión del mismo a las personas (trabajadores propios, clientes, subcontratas).

 

2. Cambio de formato papel a electrónico.

 

La extendida implantación de las nuevas tecnologías hace más accesible la documentación en formato electrónico que en papel. Considerando que todo el personal de oficinas y Mandos de obra disponen de PC con conexión a Internet, el Manual se ha publicado en la Intranet corporativa y en nuestra página Web (www.grupoisastur.com). Además, se ha editado en CD, entregándose ya en este nuevo formato a todos los trabajadores.

 

3. Elaboración de un Manual específico para el personal de obra: PreveNow.

 

Teniendo en cuenta el caso particular del personal de obra, para el que tener acceso a un PC es más complicado y cuyas actividades son, en principio, de mayor riesgo, se trabajó en una edición resumida del Manual, específico para obra, y que se denomina PreveNow..

Dicha edición se completa adjuntando el anteriormente citado CD del Manual de Seguridad e Instrucciones de Trabajo completo.

 

El principal objetivo del PreveNow es la mejora de la transmisión de la información en PRL al personal de obra, tanto durante la información inicial de los riesgos y medidas preventivas principales en los sectores eléctrico, mecánico y construcción (actividades del Grupo ISASTUR), como sirviendo de apoyo a la explicación de los planes de seguridad y charlas Pre-tarea en obra.

 PREVENOW

Manual de Seguridad, PreveNow

 

El PreveNow consta de una serie de fichas que, además de la información escrita en cuatro idiomas, incluye el uso intensivo de pictogramas e ilustraciones de nueva creación facilitando la

comunicación no verbal en obra. Estas ilustraciones, que denominamos “previmágenes”, pueden combinarse del mismo modo que las palabras para formar frases. Es decir, se desarrolló todo un “previmaginario”, a modo de vocabulario, que permite ilustrar las diferentes

formas de prevenir los riesgos laborales.

 

Otra herramienta informativa que utilizamos en el Grupo ISASTUR es el Informe Mensual de Prevención y Medio Ambiente (PYMA). Este informe lo elaboramos todos los meses conjuntamente los Departamentos de Prevención y de Medio Ambiente y lo difundimos vía intranet al personal de oficina y en soporte papel al personal de obra. En este informe se indican los resultados de las inspecciones realizadas, se propone un tema del mes, se comentan los accidentes e incidentes ocurridos, se detallan las estadísticas de accidentalidad, etc.

 

También se imparten cursos de prevención de todo tipo (actuación en caso de emergencias, manejo de equipos móviles, trabajos con riesgos especiales, etc.), los cuáles intentamos que sean eminentemente prácticos.

 

 

Control y Supervisión

 

Realizamos periódicamente auditorías internas, inspecciones de seguridad y salud a obras, oficinas, almacenes, equipos de trabajo, etc., con el objeto de detectar posibles desviaciones de los procedimientos establecidos y adoptar medidas correctoras.

 

 

Todas las actividades citadas anteriormente ayudan al Grupo ISASTUR a afrontar nuestro gran reto, que no es otro que actuar, tanto en materia preventiva como en el resto de aspectos de la gestión empresarial, de forma única y uniforme, independientemente de la empresa del Grupo de la cuál se trate, así como de las barreras culturales, idiomáticas o costumbristas del país en el que trabajemos.

 

 

Fdo. Carlos A. Varela García (Jefe del Servicio de Prevención del Grupo ISASTUR)

 

工夫 – 危険予知 GōngFu-Kiken Yochi

José M. Iglesias Morón

Tec. del Servicio de Prevención del Grupo ISASTUR

En el pensamiento Chino existe un tipo de conocimiento llamado 工夫 (literalmente: 工 gōng “trabajo” y 夫 fu “hombre”),[ y se suele definir como la habilidad adquirida a través del tiempo, con esfuerzo, dedicación y continuidad. Este concepto es aplicable a cualquier actividad que se realice procurando de hacerla de la mejor manera posible. Este tipo de conocimiento no se adquiere a través del aprendizaje de conceptos sino a través de la práctica, pero sólo de una práctica con consciencia o de una práctica reflexiva. Una posible traducción a la terminología occidental sería la de entrenamiento o trabajo continuo.

Es evidente que no se puede aprender a conducir con un manual o mediante el visionado de una película, sólo se puede aprender a conducir conduciendo. Pero aún así ¿Los conductores con mayor experiencia suelen conducir mejor? Paradójicamente no ocurre así, por lo general  nuestra práctica de la conducción no suele ser 工夫, al poco tiempo de obtener el carnet empezamos a dejar de practicar con consciencia, dejamos de preocuparnos por hacerlo de la mejor manera posible, pensamos que nuestro aprendizaje de la conducción finalizó al obtener el permiso y  poco a poco vamos adoptando malos hábitos, de este modo aprendemos a conducir conduciendo pero paradójicamente conduciendo también olvidamos el conducir.

Pero pensemos por ejemplo en un piloto de Fórmula 1, es evidente que su práctica diaria de la conducción  es 工夫, el piloto estudiará minuciosamente cada detalle, cada día introducirá pequeños y precisos ajustes en su conducta para tratar de hacerlo de la mejor manera posible, cada día algo mejor. Para ello el piloto tiene un campo de entrenamiento previo al día de la carrera.

Nuestro campo de entrenamiento previo es la Charla Pretarea o práctica en predicción de riesgos. Su objetivo no puede ser  otro que el de ejercitar nuestra intuición preventiva para facilitarnos una buena improvisación. Practicando la charla Pre-tarea de un modo serio y continuado hemos de suponer que cuando se realice el trabajo y se materialice el riesgo estaremos preparados y espontáneamente sabremos cómo actuar, puesto que la situación ya ha sido experienciada. Pero ¿estamos realizando esta práctica de la mejor forma posible? ¿Conseguimos que nuestra práctica implique una mejora real en la seguridad de nuestros trabajos?

En el ámbito laboral japonés está extendida la práctica del 危険 Kiken (peligro) 予知 Yochi (predicción), que podemos traducir como práctica para la percepción de peligros.

japoneses

Práctica Nipona del Ejercicio de Pronóstico de Riesgos

En la imagen podemos ver a varios trabajadores nipones que señalan con el dedo en coro hacia los puntos de peligro del día, visualizando los comportamientos a adoptar frente a determinadas situaciones de riesgo. Al ver esta imagen uno no puede más que sentir una cierta perplejidad. Realizan  una especie de charla pre-tarea en coro. Con esto además de aumentar la capacidad de percepción de riesgo buscan  cultivar la unidad y la solidaridad del grupo, uniendo las voluntades de todos hacia el objetivo común la prevención de riesgos.

La práctica de señalar con el dedo no es algo superficial, existen estudios en Japón (Instituto de Investigación Técnica de Ferrocarril en 1994) que indican que  la tasa de incidencia de errores de operación disminuye hasta por debajo de un sexto cuando “se practica dicha comprobación” en comparación con los casos en los cuales “no se realiza”. Incluso existen estudios de cómo debe señalarse con el dedo, como colocar la mano en la cadera etc.

Existen otras variantes del ejercicio pero lo importante en todos los casos es que durante el entrenamiento se debe discutir, pensar y comprender mutuamente en un grupo pequeño de miembros del mismo lugar de trabajo (o preguntándose a solas) sobre los posibles “factores de riesgo” ocultos o de las operaciones (comportamientos inseguros y estado inseguro que puedan ocasionar accidentes laborales e incidentes), así como sobre los posibles “fenómenos” resultantes (tipos de accidente).

Al modo japonés la actividad de Kiken Yochi se practica como GōngFu,  como un trabajo continuo de mejora de la percepción del riesgo. Puesto que la habilidad para percibir riesgos solo podremos adquirirla a través del tiempo, con esfuerzo, dedicación y continuidad.

Esta pequeña parada en oriente nos debería facilitar la reflexion: ¿podemos hacerlo mejor? ¿Y si señalamos con el dedo? ¿Y si hacemos grupos más pequeños? ¿Realmente estamos aprovechando todos los beneficios de las charla pretarea? ¿Tal y como lo hacemos hemos mejorado nuestra capacidad para  percibir el riesgo? ¿Nos estamos esforzando lo suficiente en esta tarea?

La charla pretarea debería ser entendida no tanto como un registro sino como una práctica, no tanto como una actividad puntual sino más bien como un entrenamiento continuado de nuestra capacidad de percepción. No tanto como una obligación sino más como una oportunidad de mejorar. Solo mediante una práctica seria y constante seremos capaces de generar la habilidad y sólo si conseguimos generar y fortalecer nuestra habilidad para percibir peligros lograremos integrar esta capacidad en nuestro modo de ser. ¡Recambiemos nuestra actitud!

Bibliografía:

CHENG, ANNE (2002): Historia del pensamiento chino; Biblioteca de China contemporánea; Edicions Bellaterra; Barcelona

The Zero-accident Campaign in practice  en http://www.jniosh.go.jp/icpro/jicosh-old/english/zero-sai/eng/

Cuando no percibo un riesgo ¿no existe riesgo?

lunchatopaskyscraper252c1932

Departamento de PRL Grupo ISASTUR

¿Cuántas veces cruzamos la calle sin esperar a que el semáforo se ponga en verde porque estamos seguros de que no nos atropellará ningún vehículo?, ¿por qué estamos seguros? ¿Y si se acerca un vehiculo demasiado rápido y no lo vemos porque viene de una calle perpendicular?, ¿y si sale de un estacionamiento o garaje y sólo hemos mirado hacia el final de la calle?, ¿y si viene un vehículo en dirección contraria?

En nuestras rutinas diarias estamos continuamente enfrentándonos a riesgos y, en función de la valoración que les damos (verdaderos peligros, o bien, riesgos mínimos o controlados), e incluso en función de si llegamos a percibirlos, actuamos de un modo u otro, tratando de prevenirlos o, simplemente, ignorándolos.

De este modo puede suceder que ante el semáforo en rojo consideremos en primer lugar una serie de circunstancias que minimicen nuestra percepción del riesgo (conozco esta calle y a esta hora siempre hay poco tráfico, no he oído que nunca hubiera sucedido aquí un accidente, he cruzado en rojo muchas veces y nunca me ha pasado nada, el semáforo acaba de cambiar, hay más gente cruzando la calle, la calle es de dirección única de modo que los vehículos sólo pueden acercarse por un lado, la calle no es ancha y me da tiempo a cruzar, la calle no es ruidosa y escucharía a un vehículo que se acercara, etc.), de modo que pensemos:
– No existe riesgo. Cruzo la calle.
– Existe riesgo, pero si cruzo rápido puedo controlarlo.
– Existe riesgo, pero tengo prisa y si miro bien y cruzo rápido puedo controlarlo.
– Hay cierto peligro, pero estoy en forma y asegurándome de que no se acerca ningún vehículo, incluso mirando a ambos lados aunque la calle sea de dirección única, puedo cruzar corriendo.
– …
– Existe riesgo de que me atropelle un vehículo y voy a esperar a que el semáforo se ponga en verde. Y antes de cruzar, miraré a ambos lados para asegurarme de que no viene ningún vehículo demasiado rápido, no vaya a ser que no le dé tiempo a frenar aunque tenga el semáforo en rojo.

Cuestión diferente es cuando nos enfrentamos a un riesgo por primera vez. Por ejemplo, si estuviéramos aprendiendo a caminar por una cuerda floja pondríamos nuestros cinco sentidos y no lo haríamos sin red de seguridad bajo nosotros ni línea de vida a la que sujetar nuestro arnés ni un buen instructor que nos supervisara y corrigiera durante la práctica.

Pero en cuanto lleváramos cierto tiempo caminado por la cuerda, empezaríamos a coger la suficiente confianza para no utilizar la línea de vida e, incluso, para retirar la red de seguridad.

¿De qué depende nuestra decisión? En primer lugar, de nuestra percepción del riesgo. ¿Pero nuestra percepción debe determinar siempre nuestro modo de actuar, aun sabiendo que se basa en experiencias personales o cercanas o en lo que nos dicen nuestros sentidos (vista, oído)?

Y si no nos basamos únicamente en nuestra percepción, conscientes de que puede estar distorsionada en función precisamente de nuestras vivencias o conocimientos (o desconocimientos), o de que nuestros sentidos nos engañen, ¿cómo decidimos? Pues en nuestras decisiones pueden influir el conocimiento o no del significado de los colores del semáforo, el desconocimiento de las normas en general, nuestro estado de atención (que ni nos demos cuenta de que el semáforo está ahí o que perdamos el respeto a los peligros debido a la rutina), nuestro estado de ánimo (estamos enfadados o tristes o eufóricos), nuestra actitud general ante los riesgos o ante el cumplimiento de las normas y una multitud de factores más que, al menos en el trabajo, deberíamos olvidar.

Si desconocemos o dudamos, debemos preguntar, y si conocemos y subestimamos, deberíamos pararnos a pensar si los “beneficios” de exponernos al riesgo nos compensarán las posibles consecuencias del accidente. ¿Merecerá la pena trabajar sin la red de seguridad?

QUE YO NO PERCIBA UN RIESGO NO SIGNIFICA QUE NO EXISTA RIESGO, puede ser que no lo detecte con mis sentidos o conocimientos, que no lo vea o escuche, que lo subestime… en cualquiera de los casos, si alguien “lo ha percibido por nosotros” y lo ha señalizado o nos ha informado o nos ha dado una instrucción, CUMPLAMOS EXTRICTAMENTE CON LAS NORMAS DE SEGURIDAD, cabe la posibilidad de que nuestra percepción nos engañe y el peligro exista, aunque no lo veamos.

Cuando reducir un riesgo implica que aumente el riesgo

riesgos-laborales-pintor

Departamento de Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ISASTUR

Vivimos en una época de paranoia por los riesgos. Con tal de reducir determinados riesgos, somos capaces de doblegarnos a servidumbres excesivas que bordean lo enfermizo: habitaciones del pánico, descalzarnos para pasar el arco de seguridad de un aeropuerto, etc. Sin embargo, el exceso de precaución para reducir un riesgo puede volverse contra nosotros mismos: aumentando el riesgo general.
Es lo que propone la llamada teoría de la homeostasis del riesgo. La idea básica fue presentada por el psicólogo canadiense Gerald White en su libro Riesgo deseado, y consiste en que nuestro cerebro tiene tendencia a compensar riesgos inferiores en un área asumiendo riesgos mayores en otra.
El ejemplo paradigmático de este fenómeno lo encontramos en una flota de taxis de la ciudad de Munich, que fue equipada con sistemas de freno antibloqueo (ABS). Lo lógico es pensar que, al introducir dicho avance técnico que permite una frenada más seguro en superficies resbaladizas, el índice de accidentes de éstos taxis se reduciría respecto a taxis que no estaban equipados con ABS. Pero fue justo al contrario.
Dotar de ABS a algunos conductores no surtió absolutamente ningún efecto en el número de accidentes que sufrían; de hecho, los convirtió en conductores notablemente peores. Conducían más rápido. Tomaban curvas más cerradas. Eran menos considerados al cambiar de carril. Frenaban con más brusquedad. Mostraban mayor tendencia a pegarse al vehículo que tuvieran delante. No se integraban tan bien en el tráfico general y también estaban implicados en más conatos de accidente. (…) Como dirían los economistas, consumieron la reducción de riesgos en vez de ahorrarla.

Naturalmente, la homeostasis de los riesgos no se produce en todos los casos. Hay medidas de seguridad que sí que resultan altamente efectivas, como el cinturón de seguridad. Pero se produce con más frecuencia de la que creemos, hasta el punto de que sabemos que donde más peatones mueren, por ejemplo, es en los pasos de cebra: el peatón compensa el entorno “seguro” de un paso de cebra vigilando menos el tráfico rodado.
¿Por qué, según un estudio, la introducción de tapas a prueba de niños en los frascos de medicamentos provocó un aumento sustancial de intoxicaciones infantiles con resultado de muerte? Porque los adultos se volvieron menos cuidadosos a la hora de dejar los frascos fuera del alcance de los niños.
La homeostasis de los riesgos también funciona a la inversa: cuando el riesgo aumenta, puede ser que se produzcan menos accidentes. En Suecia, cuando empezaron a circular por la derecha después de tantos años haciéndolo por la izquierda, se redujeron sustancialmente los accidentes de tráfico en vez de incrementarse: los conductores iban con más cuidado del habitual; hasta que se acostumbraron al nuevo sistema.
Gerarld Wilde, frente a ese fenómeno, propone una irónica medida: que los países verdaderamente interesados en incrementar su seguridad vial se planteen hacer este cambio de manera regular.