Una de dragones

Imagen

Carlos A. Varela García. Jefe Dpto. Prevención Riesgos Laborales ISASTUR

 

Ya hace más de dos décadas que en España se publicó la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y todavía siguen produciéndose accidentes.  Es difícil obtener conclusiones solamente de la observación de la evolución de la accidentabilidad, ya que existen diversas variables que pueden llegar a ser influyentes (la economía, los puestos de trabajos, las nuevas o la desaparición de ciertas actividades, la variación en la población trabajadora, etc.).

Lo que está claro, es que si alguien en el mundo supiera como evitar los accidentes, sería ahora multimillonario por vender libros con esa fórmula mágica, o ejerciendo de coach, tan de moda hoy en día.  Los grandes “gurús” en la materia, dicen que la clave es cambiar en la Sociedad la cultura en la materia y que eso lleva tiempo.

Desde mi privilegiado puesto de observador, sí he apreciado con el paso del tiempo que la citada cultura está cambiando poco a poco, o al menos así me parece a mí; os cuento.

Aún recuerdo cuando me matriculé en uno de los primeros cursos  de Prevención de Riesgos Laborales recién salida la Ley. ¡No sabía de qué iba! Algunos de mis amigos me preguntaban: `¿prevención de qué?´ Incluso recuerdo que me daba vergüenza decir lo que estaba estudiando; y ahora junto con los idiomas, contar con esta formación suele ser uno de los requisitos básicos para optar a cualquier trabajo.

dragon

En aquel curso, uno de mis profesores, como introducción hizo un símil con la `draconología´ (ciencia que estudia a los dragones). Nos decía, que al igual que un draconólogo tenía que creer y convencer de que los dragones existen, nosotros los prevencionistas, tendríamos que hacer lo mismo.

Al cabo de unos años de la publicación de la Ley, las empresas más grandes ya hablaban de gestionar y planificar la prevención, ya empezaban a utilizar equipos de protección colectiva y personal, a elaborar y solicitar a sus subcontratas evaluaciones de riesgos para cualquier tarea por menor que ésta fuera, a investigar los accidentes, etc.

Recuerdo también cuando implantamos en ISASTUR la utilización de gafas de seguridad como un equipo de protección personal básico, y trabajadores de otras empresas se burlaban diciendo: `¡ahí vienen las moscas!´, mientras nosotros conseguíamos reducir gradualmente nuestra accidentalidad. Curiosamente, ahora estos trabajadores que se burlaban también las usan.

O cuando propusimos por primera vez en ISASTUR la implantación de la charla pre-tarea (explicación de los riesgos y medidas preventivas a adoptar en una determinada tarea) y algunas personas nos decían que estábamos locos, que era impensable que los mandos realizaran esta actividad y más aún con el poco tiempo del que disponían.

Pues sí, estos son algunos ejemplos que al menos a mí me llevan a pensar que estamos avanzando, que la cultura en materia de prevención de riesgos laborales está cambiando poco a poco, y que aquellas organizaciones empresariales que tienen éxito en la materia tienen una constante que se repite, y es que todos sus miembros, no sólo los Técnicos de Prevención, dedican mucho tiempo a actividades preventivas (evaluación de riesgos, planificación, formación, supervisión y mejora continua). Pero, ojo, ese tiempo dedicado debe ser sin duda de calidad ya que si no, no funciona.

Actualmente en ISASTUR nos estamos enfrentando a otro gran reto, llevar nuestros estándares de prevención más lejos, a otros lugares, a otros países en ocasiones con una cultura en prevención de riesgos laborales diferente a la nuestra.

Espero que con el paso del tiempo y con el inestimable esfuerzo de todos los que integramos ISASTUR podamos apreciar más cambios similares a los relatados… y si no fuera así, al menos siempre nos quedará dedicarnos a la `draconología´.

 

 

 

 

Anuncios

Un badén inteligente en la prevención de riesgos laborales

a2ca1-logo-vivaden

Artículo publicado en la revista “Asturias Prevención” por Carlos Varela y María Rivas Ardisana, responsables de PRL e I+D+i del Grupo ISASTUR

Existen dos razones principales por las cuales la seguridad vial es una materia importante a considerar en el ámbito de la prevención de riesgos laborales, una de carácter jurídico, relacionada con lo establecido en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, y otra de carácter estadístico, pues se trata de un factor de riesgo con una incidencia grave en la siniestralidad laboral total.

Desde el punto de vista jurídico, resulta obvio que la conducción durante la jornada laboral o de camino al trabajo está incluida dentro de las condiciones laborales que pueden suponer riesgos para el trabajador (conductor o peatón), y atendiendo a lo que reza la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, dichos riesgos deben ser eliminados o, en su defecto, minimizados con medidas preventivas eficaces para controlarlo.

En cuanto a la razón estadística, según los datos del INSHT, los accidentes laborales de tráfico, tanto en misión como in itinere, ocurridos durante el 2008 supusieron más de un 9% del total de los accidentes laborales totales notificados con baja. En lo relativo a la gravedad de los accidentes laborales de tráfico, por ejemplo, durante el año 2005 supusieron casi un 39% del total de accidentes de trabajo mortales.

Centrándonos en una de las principales causas de mortalidad por accidente de tráfico, uno de cada cuatro fallecidos en accidente de tráfico lo es por exceso de velocidad. En el año 2012 447 personas fallecieron y 1.746 resultaron heridas graves en accidentes relacionados con el exceso de velocidad, la mayoría en vías convencionales y vías urbanas, y sólo un 10% aproximadamente en autopistas y autovías. Resulta obvia pues la necesidad de aplicar medidas que ayuden a disminuir el millón de infracciones por exceso de velocidad detectadas.1

Los reductores de velocidad, más conocidos como badenes, son resaltos que se disponen transversalmente en la calzada con el propósito de que puedan sobrepasarse cómodamente a una determinada velocidad a partir de la cual la molestia se hace más y más notable. El objetivo no es otro que el de contribuir a “calmar o pacificar el tráfico”2: implantar el principio de moderación de la velocidad de circulación en las calles, de modo que el vehículo (coche, furgoneta, autobús, camión, etc.) pueda ser compatible con otras alternativas más “blandas” y respetuosas con las necesidades de las personas: el desplazamiento a pie y en bicicleta.

La dramática realidad que anualmente reflejan las estadísticas de tráfico es el principal argumento para vencer una de las barreras para la implantación de este tipo de medidas: la voluntad de la administración. La siguiente barrera en importancia es la resistencia de los conductores. Independientemente de si pasan o no a la velocidad adecuada, los conductores profesionales en rutas con badenes se enfrentan a riesgos para su salud3, a causa de las repetidas vibraciones a las que están sometidos. Algunos estudios también destacan que los pasajeros, principalmente si se sientan con frecuencia en las últimas filas, están igualmente padeciendo riesgos para su salud.

Posición relativa de autobús y en este caso, pasajero, al paso por un badén convencional. Fuente: Journal of Spinal Disorders and Techniques4

Posición relativa de autobús y en este caso, pasajero, al paso por un badén convencional. Fuente, Journal of Spinal Disorders and Techniques4.

 

Ante esta situación, hay países que han optado por eliminarlo de las rutas de transporte público. Sin embargo esta es una decisión que no es del agrado de los que consideran que no deben de hacerse excepciones con el transporte público en la lucha por la moderación de la velocidad. En cualquier caso, esta medida no viene a solucionar el problema para los servicios privados (autocares escolares o de empresa, repartidores, u otros muchos).

Finalmente, es la oposición de los servicios de emergencias, principalmente de bomberos y ambulancias, la que está siendo la principal barrera a los badenes convencionales5, ya que suponen un aumento del tiempo de respuesta de los vehículos de emergencia, mayor aún sobre las ambulancias cuando llevan pacientes a bordo (a 20km/h un badén puede provocar una aceleración de 15m/s2 y a 30km/h una de 30m/s2).

En este contexto, el Grupo ISASTUR ha desarrollado un badén inteligente escamoteable, VIVADEN, que sólo presenta un resalto en determinadas situaciones (p.e. sobrevelocidad de vehículo o si se trata de hora punta), y es capaz de discriminar a los servicios de emergencias, ocultándose a su paso. Además, VIVADEN permite su control remoto desde un Centro de Gestión del Tráfico, facilitando, por ejemplo, la coordinación de un conjunto de badenes.

La idea original fue planteada al Grupo Isastur por la empresa UGS, con larga trayectoria de colaboración con la Administración pública en proyectos del campo de los derechos civiles (principalmente vivienda, medioambiente, y seguridad vial). En el proyecto, también ha tenido un destacado papel la ingeniería gijonesa MJ INGENIEROS.

VIVADEN se comercializa a través de la sociedad mercantil MOVIVO, cuya principal actividad será la elaboración y prestación de proyectos de movilidad sostenible. El proyecto de desarrollo de VIVADEN ha sido financiado por el IDEPA y cofinanciado con fondos FEDER.

 

NOTAS

1 Dirección General de Tráfico, “Los excesos de velocidad causan casi 500 muertes al año por accidentes”, Nota de Prensa, 31 de Marzo de 2014.

2 Una reducción de 10 mph puede conseguir una reducción de accidentes de un 50%, de acuerdo con diversos estudios, entre otros

WEBSTER, D C and A M Mackie (1996). Review of traffic calming schemes in 20 mph zones. TRL Report 215. Transport Research Laboratory, Crowthorne, Berks; y STARK, D C (1995). Speeding is an important urban problem. Proceedings of the 23rd European Transport Forum, PTRC. Warwick University, y Webster & Mackie, 1996).

3 Granlund J., and Brandt A., Bus Drivers’ Exposure To Mechanical Shocks Due To Speed Bumps. Swedish Road Administration Consulting Services, 2008.

4 Munjin M., Zamorano J., Marre B, Ilabaca F, Ballesteros V, Martinez C, Yurac R, Urzua A, Lecaros M, Fleiderman J, Garcia N. Speed Hump Spine Fractures: Injury Mechanism and Case Series. Journal of Spinal Disorders and Techniques 24: 386-389, 2011.

5 Randel R. Jaeger,Traffic Calming – Speed Humps – Effect on emergency response times, Des Plaines Fire Department, 1996.

Prevención en la Universidad

Carlos Varela

Carlos Varela

 

Carlos Varela, responsable del departamento de Prevención de Riesgos Laborales del Grupo ISASTUR Y profesor colaborador del Master de Prevención de Riesgos Laborales de la Universidad de Oviedo, presentó a los alumnos el sistema de PRL del Grupo ISASTUR.

Este es el contenido esencial de la ponencia.

Gestión de la PRL en el Grupo ISASTUR

El Grupo ISASTUR está formado por diversas empresas. Estas empresas cuentan con un Servicio de Prevención Mancomunado que depende directamente de la dirección General. Este servicio de prevención lo formamos varios técnicos superiores en prevención de riesgos laborales, que cubrimos todas las especialidades preventivas: seguridad, higiene, ergonomía y psicosociología, excepto la medicina de trabajo que la tenemos concertada con una entidad ajena acreditada. Destacar que también contamos con Técnicos de Prevención integrados en las Unidades de Producción.

Nuestra política se basa en un sistema de gestión integrado, cuyo principio básico afirma que la Prevención de Riesgos Laborales es una actividad más de la gestión empresarial y es considerada responsabilidad y tarea común de todos los miembros de nuestra organización y también de nuestros colaboradores (proveedores, contratistas y subcontratistas). ¿Y por qué contamos con esta Política? pues para cumplir con nuestros Valores que son: la Profesionalidad, el Trabajo en Equipo, la Integración, la Orientación al Cliente y con uno en especial que es el “Compromiso con las personas”.

En el Grupo ISASTUR planificamos las actividades preventivas con carácter anual. En la citada planificación se detallan los objetivos, las actividades previstas para el año en curso, plazo de ejecución para cada actividad, recursos humanos y materiales, presupuesto, así como los responsables de su realización.

Contamos con un sistema integrado de gestión que se desarrolla mediante manuales corporativos. Dentro de estos manuales se incluyen los procedimientos e instrucciones técnicas. Uno de estos manuales es nuestro Plan de Prevención. Éste sistema de gestión se encuentra certificado según la OHSAS 18.001 desde el año 2004.

 Los pilares fundamentales de nuestro plan de prevención son 3: evaluación de riesgos, formación e información y supervisión.

En cuanto a la evaluación de riesgos: Realizamos evaluaciones generales, los Jefes de Proyecto elaboran evaluaciones de riesgos específicas de las obras (planes de seguridad). Realizamos evaluaciones higiénicas, de ruido, de polvo, etc; ergonómicas (de tareas de obra y de pantallas de visualización de datos) y también estudios psicosociológicos .

Para nosotros la formación y la información tienen una importancia relevante. Todos los trabajadores que se incorporan a la empresa reciben una charla inicial de seguridad impartida por un técnico del servicio de prevención y se les entrega un manual de seguridad e instrucciones técnicas de trabajo.

Como complemento a esta charla inicial, los mandos de obras son los responsables de explicar el plan de seguridad a los trabajadores e impartir charlas pre-tarea previas al comienzo de los trabajos. También se imparte formación periódica en obra por parte de los Técnicos de Prevención, Jefes de Proyecto y Mandos.

Otra herramienta informativa que utilizamos en el Grupo ISASTUR es el informe mensual de prevención y medio ambiente (PYMA). Este informe lo elaboramos todos los meses entre el Departamento de Prevención y el de Medio Ambiente y lo difundimos vía intranet al personal de oficina y en soporte papel al personal de obra. Los contenidos de este informe van desde las actividades que realizan el departamento de prevención, resultados de las inspecciones, tema del mes, accidentes comentados, etc.

También se imparten cursos de todo tipo. Intentamos que sean eminentemente prácticos. En la diapositiva pueden ver algunos instantes de estos cursos: de primeros auxilios, extinción de incendios, trabajos en tensión, montaje de andamios, manejo de plataformas elevadoras, trabajos en altura, incluso de conducción segura para nuestros comerciales.

Realizamos auditorías, inspecciones de seguridad a obras, oficinas, almacenes, equipos de trabajo, etc., con el objeto de detectar posibles desviaciones de los procedimientos establecidos y adoptar medidas correctoras.

Con el objeto de que el personal más capacitado para la realización de una determinada tarea sea el que la realice, contamos para ello con una serie de habilitaciones internas. Algunas de ellas son las : recurso preventivo, Autorizado, Cualificado para trabajos con riesgo eléctrico supervisor andamios, manejo de plataformas elevadoras y utilización de líneas de vida verticales.

Con el objeto de evitar que las sugerencias, deficiencias o quejas realizadas o detectadas por cualquier miembro de la empresa o entidades externas (clientes, subcontratas, etc.) caigan en saco roto y sean tratadas con el rigor que merecen, en Isastur contamos con el SMC (Sistema de Mejora Continua). Existen varios Grupos de Mejora y Seguimiento. Dichos asuntos dependiendo de su naturaleza, son tratados por uno u otro grupo específico de mejora. Periódicamente estos grupos de mejora se reúnen con el fin de buscar y adoptar las soluciones más efectivas a estas entradas.

Como iniciativas singulares en materia de Prevención de Riesgos Laborales, realizamos Campañas internas de sensibilización en Prevención de Riesgos Laborales, también campañas específicas de prevención de riesgo eléctrico, etc y contamos también con premios de seguridad para los trabajadores y con un procedimiento de valoración de Jefes de Proyecto y Mandos de Obra desde el punto de vista de la prevención, que consiste en valorar una serie de parámetros a lo largo del año, como son la accidentalidad, las deficiencias detectadas en sus obras, las charlas de seguridad impartidas en las mismas, felicitaciones por parte de clientes, notificaciones de incumplimiento, etc. Al final del año los mejores valorados en los citados aspectos reciben un premio de la empresa.

Para finalizar destacar que la labor del Grupo ISASTUR en materia de prevención no se reduce exclusivamente al ámbito de nuestra propia empresa sino que intentamos ir más allá, colaborando en materia preventiva con otras entidades, como otras empresas, sindicatos, colegios, así como participando en todo tipo de jornadas de Prevención de Riesgos Laborales.

 

Cuando no percibo un riesgo ¿no existe riesgo?

lunchatopaskyscraper252c1932

Departamento de PRL Grupo ISASTUR

¿Cuántas veces cruzamos la calle sin esperar a que el semáforo se ponga en verde porque estamos seguros de que no nos atropellará ningún vehículo?, ¿por qué estamos seguros? ¿Y si se acerca un vehiculo demasiado rápido y no lo vemos porque viene de una calle perpendicular?, ¿y si sale de un estacionamiento o garaje y sólo hemos mirado hacia el final de la calle?, ¿y si viene un vehículo en dirección contraria?

En nuestras rutinas diarias estamos continuamente enfrentándonos a riesgos y, en función de la valoración que les damos (verdaderos peligros, o bien, riesgos mínimos o controlados), e incluso en función de si llegamos a percibirlos, actuamos de un modo u otro, tratando de prevenirlos o, simplemente, ignorándolos.

De este modo puede suceder que ante el semáforo en rojo consideremos en primer lugar una serie de circunstancias que minimicen nuestra percepción del riesgo (conozco esta calle y a esta hora siempre hay poco tráfico, no he oído que nunca hubiera sucedido aquí un accidente, he cruzado en rojo muchas veces y nunca me ha pasado nada, el semáforo acaba de cambiar, hay más gente cruzando la calle, la calle es de dirección única de modo que los vehículos sólo pueden acercarse por un lado, la calle no es ancha y me da tiempo a cruzar, la calle no es ruidosa y escucharía a un vehículo que se acercara, etc.), de modo que pensemos:
– No existe riesgo. Cruzo la calle.
– Existe riesgo, pero si cruzo rápido puedo controlarlo.
– Existe riesgo, pero tengo prisa y si miro bien y cruzo rápido puedo controlarlo.
– Hay cierto peligro, pero estoy en forma y asegurándome de que no se acerca ningún vehículo, incluso mirando a ambos lados aunque la calle sea de dirección única, puedo cruzar corriendo.
– …
– Existe riesgo de que me atropelle un vehículo y voy a esperar a que el semáforo se ponga en verde. Y antes de cruzar, miraré a ambos lados para asegurarme de que no viene ningún vehículo demasiado rápido, no vaya a ser que no le dé tiempo a frenar aunque tenga el semáforo en rojo.

Cuestión diferente es cuando nos enfrentamos a un riesgo por primera vez. Por ejemplo, si estuviéramos aprendiendo a caminar por una cuerda floja pondríamos nuestros cinco sentidos y no lo haríamos sin red de seguridad bajo nosotros ni línea de vida a la que sujetar nuestro arnés ni un buen instructor que nos supervisara y corrigiera durante la práctica.

Pero en cuanto lleváramos cierto tiempo caminado por la cuerda, empezaríamos a coger la suficiente confianza para no utilizar la línea de vida e, incluso, para retirar la red de seguridad.

¿De qué depende nuestra decisión? En primer lugar, de nuestra percepción del riesgo. ¿Pero nuestra percepción debe determinar siempre nuestro modo de actuar, aun sabiendo que se basa en experiencias personales o cercanas o en lo que nos dicen nuestros sentidos (vista, oído)?

Y si no nos basamos únicamente en nuestra percepción, conscientes de que puede estar distorsionada en función precisamente de nuestras vivencias o conocimientos (o desconocimientos), o de que nuestros sentidos nos engañen, ¿cómo decidimos? Pues en nuestras decisiones pueden influir el conocimiento o no del significado de los colores del semáforo, el desconocimiento de las normas en general, nuestro estado de atención (que ni nos demos cuenta de que el semáforo está ahí o que perdamos el respeto a los peligros debido a la rutina), nuestro estado de ánimo (estamos enfadados o tristes o eufóricos), nuestra actitud general ante los riesgos o ante el cumplimiento de las normas y una multitud de factores más que, al menos en el trabajo, deberíamos olvidar.

Si desconocemos o dudamos, debemos preguntar, y si conocemos y subestimamos, deberíamos pararnos a pensar si los “beneficios” de exponernos al riesgo nos compensarán las posibles consecuencias del accidente. ¿Merecerá la pena trabajar sin la red de seguridad?

QUE YO NO PERCIBA UN RIESGO NO SIGNIFICA QUE NO EXISTA RIESGO, puede ser que no lo detecte con mis sentidos o conocimientos, que no lo vea o escuche, que lo subestime… en cualquiera de los casos, si alguien “lo ha percibido por nosotros” y lo ha señalizado o nos ha informado o nos ha dado una instrucción, CUMPLAMOS EXTRICTAMENTE CON LAS NORMAS DE SEGURIDAD, cabe la posibilidad de que nuestra percepción nos engañe y el peligro exista, aunque no lo veamos.

Cuando reducir un riesgo implica que aumente el riesgo

riesgos-laborales-pintor

Departamento de Prevención de Riesgos Laborales. Grupo ISASTUR

Vivimos en una época de paranoia por los riesgos. Con tal de reducir determinados riesgos, somos capaces de doblegarnos a servidumbres excesivas que bordean lo enfermizo: habitaciones del pánico, descalzarnos para pasar el arco de seguridad de un aeropuerto, etc. Sin embargo, el exceso de precaución para reducir un riesgo puede volverse contra nosotros mismos: aumentando el riesgo general.
Es lo que propone la llamada teoría de la homeostasis del riesgo. La idea básica fue presentada por el psicólogo canadiense Gerald White en su libro Riesgo deseado, y consiste en que nuestro cerebro tiene tendencia a compensar riesgos inferiores en un área asumiendo riesgos mayores en otra.
El ejemplo paradigmático de este fenómeno lo encontramos en una flota de taxis de la ciudad de Munich, que fue equipada con sistemas de freno antibloqueo (ABS). Lo lógico es pensar que, al introducir dicho avance técnico que permite una frenada más seguro en superficies resbaladizas, el índice de accidentes de éstos taxis se reduciría respecto a taxis que no estaban equipados con ABS. Pero fue justo al contrario.
Dotar de ABS a algunos conductores no surtió absolutamente ningún efecto en el número de accidentes que sufrían; de hecho, los convirtió en conductores notablemente peores. Conducían más rápido. Tomaban curvas más cerradas. Eran menos considerados al cambiar de carril. Frenaban con más brusquedad. Mostraban mayor tendencia a pegarse al vehículo que tuvieran delante. No se integraban tan bien en el tráfico general y también estaban implicados en más conatos de accidente. (…) Como dirían los economistas, consumieron la reducción de riesgos en vez de ahorrarla.

Naturalmente, la homeostasis de los riesgos no se produce en todos los casos. Hay medidas de seguridad que sí que resultan altamente efectivas, como el cinturón de seguridad. Pero se produce con más frecuencia de la que creemos, hasta el punto de que sabemos que donde más peatones mueren, por ejemplo, es en los pasos de cebra: el peatón compensa el entorno “seguro” de un paso de cebra vigilando menos el tráfico rodado.
¿Por qué, según un estudio, la introducción de tapas a prueba de niños en los frascos de medicamentos provocó un aumento sustancial de intoxicaciones infantiles con resultado de muerte? Porque los adultos se volvieron menos cuidadosos a la hora de dejar los frascos fuera del alcance de los niños.
La homeostasis de los riesgos también funciona a la inversa: cuando el riesgo aumenta, puede ser que se produzcan menos accidentes. En Suecia, cuando empezaron a circular por la derecha después de tantos años haciéndolo por la izquierda, se redujeron sustancialmente los accidentes de tráfico en vez de incrementarse: los conductores iban con más cuidado del habitual; hasta que se acostumbraron al nuevo sistema.
Gerarld Wilde, frente a ese fenómeno, propone una irónica medida: que los países verdaderamente interesados en incrementar su seguridad vial se planteen hacer este cambio de manera regular.

Plan de Movilidad Sostenible y Seguridad Vial del Grupo ISASTUR (I)

AA030187

El Grupo ISASTUR acaba de suscribir su compromiso de participación en las acciones de la Carta Europea de la Seguridad Vial. Esta decisión forma parte de un proceso de varios años en los que el Grupo se ha implicado en la puesta en marcha de medidas de promoción de la seguridad vial desde dos puntos de vista: la sostenibilidad y la prevención de riesgos laborales. El punto de partida común de estas medidas es el Plan de Movilidad Sostenible y Seguridad Vial cuyos contenidos esenciales vamos a presentar en las siguientes dos entradas de nuestro blog corporativo.

Objeto del plan y Compromiso de la empresa
El presente plan es el documento que permite regular y gestionar la movilidad en el Grupo ISASTUR, garantizando su integración en la gestión global de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de la misma.
El Plan de Movilidad y Seguridad Vial es una herramienta con la que la organización desea disminuir la incidencia que el traslado al lugar de trabajo o los desplazamientos que se deben hacer en el desarrollo de las actividades genera en la salud de los trabajadores.
La dirección se compromete a tratar de reducir la siniestralidad laboral vial, para lo cual elabora, publica e implanta el presente documento que será de aplicación a todos los trabajadores del Grupo ISASTUR, tanto en sus trayectos de la vivienda habitual al trabajo como en los desplazamientos necesarios para el cumplimiento de sus funciones.
Dicho compromiso se plasma en la suscripción a la “Carta Europea de la Seguridad Vial”, mediante la cual la organización asume la responsabilidad de llevar a cabo medidas concretas en materia de seguridad vial y de compartir con el resto de partes interesadas (contratistas, subcontratistas, proveedores, etc.) nuestras mejores prácticas.

Diagnóstico de la situación
La organización está constituida por un conjunto de empresas, cuya estructura y sistema de funcionamiento está conjuntado y se describe en el documento Organigramas de Agrupamiento del Grupo Isastur_GI0150. La misión del Grupo empresarial es idear y realizar las infraestructuras y proporcionar los servicios que nuestros clientes requieren para llevar a cabo su actividad, aportando soluciones adaptadas a sus necesidades, buscando el compromiso entre las expectativas del cliente, la calidad y la rentabilidad de nuestro trabajo.
En el manual corporativo Grupo Empresarial de ISASTUR Servicios_GI0000 se describe el Grupo Empresarial, las empresas que lo componen y sus ubicaciones.
El presente documento afecta a todas las empresas del Grupo ISASTUR, independientemente de que en algunas de ellas no se hayan registrado accidentes in itinere o en misión en el periodo estudiado. De este modo, el plan es de interés para todas las personas de las empresas: ASAS SYSTEMS, BABCOCK MONTAJES, BIONORTE, ELECTROAMSA, IGESCON, ISASTUR, ISASTUR INGENIERIA, ISASTUR SERVICIOS e ISOTRON.
En este marco, hemos realizado las siguientes actuaciones encaminadas a conocer nuestra situación de partida en materia de seguridad vial:
1. Análisis de la movilidad de los trabajadores, ya sea por motivos de trabajo (desplazamientos en misión) como por los desplazamientos al ir o volver al trabajo (in itinere).
2. Análisis de los accidentes e incidentes de tráfico sucedidos en el último trienio (2010 – 2011 – 2012).

1. Estudio de Movilidad empresarial
El Grupo ISASTUR está llevando a cabo una apuesta decidida por incluir la Movilidad Sostenible dentro de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de todas las empresas del Grupo, al considerar ésta un área de actuación que forma parte de la contribución activa y voluntaria del Grupo a la sostenibilidad y a su compromiso con la sociedad. Fruto de este compromiso la organización ha impulsado la elaboración de un Estudio de Movilidad empresarial (versión resumida), cuyos principales objetivos son:
• Conocer las necesidades diarias de movilidad diarias de los trabajadores.
• Promover el uso de medios alternativos al vehículo privado, incentivando éstos entre los trabajadores.
• Informar a los trabajadores de los medios alternativos y contar con la opinión de éstos en el proceso de definir dichas alternativas.
• Definir y cuantificar los beneficios de dicho Plan, tanto para los trabajadores, como para la empresa, así como la propia sociedad.
• Reducir los riesgos laborales de los trabajadores del Grupo, en este caso, minimizando la accidentalidad in itinere y en misión.
• Incorporar a las políticas de Responsabilidad Corporativa de Grupo ISASTUR, aquellas de materia de movilidad sostenible, como forma de contribución voluntaria.

(fin de la primera parte).

FADE analiza la comunicación del Grupo ISASTUR (III)

“Comunicar en Prevención” en la mirada del Grupo ISASTUR

Carlos Varela

Carlos Varela

Los interlocutores de ISASTUR en el estudio y diagnóstico “Comunicar en Prevención” fueron el jefe del Servicio de Prevención Mancomunado del Grupo, Carlos Alberto Varela García, y el responsable de Recursos Humanos, Pedro Fernández González.

Varela es ingeniero técnico de Minas, técnico superior en Seguridad, Higiene y Ergonomía y Psicosociología, coordinador de Seguridad, auditor de sistemas de gestión de prevención, amante del deporte (en particular del Baloncesto) y con un temperamento hiperactivo, resolutivo y casi eléctrico.

Predro Fernández RRHH

Fernández, psicólogo con especialidad en Psicología del Trabajo, técnico superior en Seguridad y un Máster en Dirección de Recursos Humanos y organización por la ESIC, Business & Marketing School, es un reflexivo conversador con elevada capacidad de escucha, aficionado al jazz y al senderismo y poseedor de una ecuanimidad a prueba de balas.

Este dúo de profesionales, un buen ejemplo de la diversidad humana del “planeta” ISASTUR, escribió a cuatro manos sus reflexiones sobre el proyecto “Comunicar en Prevención”: “Nuestra participación en el proyecto, así como el intercambio de experiencias con otras empresas ha hecho que el resultado haya sido muy positivo. Particularmente, en nuestro caso, se siguieron adecuadamente las fases necesarias para llevar a cabo un diagnóstico adecuado (análisis de documentación, entrevistas individuales y grupales, encuestas, test, etc.), con lo que se consiguió un efectivo análisis de las variables tratadas, siendo el resultado final un informe / diagnóstico que en nuestro caso podemos calificar de “traje hecho a medida”.

También tenemos que destacar el muy recomendable material adicional entregado con el citado informe, así como la gran implicación de la consultora durante todas las fases del proyecto. Para el Grupo Isastur siempre han sido muy importantes y de uso habitual la utilización de las nuevas tecnologías para la comunicación. Pero gracias a este proyecto nos hemos dado cuenta de que con los citados medios, aunque la comunicación sea constante, no por ello es más fluida. Por tal motivo, pretendemos dar mayor importancia a la comunicación directa. Nos proponemos humanizar cada vez más nuestros canales de comunicación y aplicaciones informáticas, hacerlas tipo “user friendly” y no olvidar el “face to face”, especialmente en las comunicaciones de carácter relevante y de crisis, en vez de abusar demasiado y de utilizar en su lugar los e-mails, SMS, la Intranet, etc.”