Una memoria compartida

Arturo Alonso Llanos

 

Arturo Alonso Llanos. Socio Fundador del Grupo ISASTUR

ISASTUR nace en octubre de 1978, con un equipo de técnicos y personal proveniente de otras empresas del sector, por lo que desde sus comienzos, la firma estuvo avalada por la experiencia del equipo. La filosofía empresarial fue la de con tribuir al desarrollo industrial de la región, aportando colaboraciones cuyo distintivo es la calidad.

Para la consecución de estas metas, ISASTUR se fijó como objetivo a medio plazo, la creación de puestos de trabajo y la formación de personal en nuevas tecnologías.

La oficina se fue cambiando su cesivamente por las crecientes necesidades de espacio; iniciando su localización en Santa Susana, pasó por Marqués de Teverga y Cervantes, antes de ser ubicada definitivamente en el polígono de Silvota en 1989, si bien con posterioridad, se amplió con la tercera planta. Anteriormente, se habían construido las naves de Taller y Almacén (1985). Las oficinas del Parque tecnológico de Llanera se construyeron y ocuparon en 2004.

Un aspecto que se consideró fundamental desde el inicio, fue el de Seguridad e Higiene en el trabajo y, fruto del esfuerzo en este campo, fue el reconocimiento por el Ministerio de Trabajo en el año 2004, que le otorgó la distinción de mejor empresa española en la materia, dentro del grupo de Grandes Empresas. Esta distinción fue refrendada al año siguiente, por las Mutuas de Trabajo, con la concesión del premio Diploos.

El certificado de Empresa Registrada en Calidad, se obtuvo en 1994, siendo la primera empresa española, en su giro, que obtuvo la certificación ISO-9001. Fueron los pasos previos para entrar en el nuevo sistema EFQM.

Los dos pilares “Seguridad-Calidad”, permitieron que ISASTUR fuese creciendo dentro y fuera de la región a un ritmo acelerado ISASTUR, nació en época de crisis, pero tuvo la ventaja de hacerlo cuando otras empresas pasaban por grandes dificultades, algunas de las cuales no subsistieron. En un breve plazo, se hizo con la confianza de empresas de primera categoría, para quienes realizaba labores de ingeniería, montajes mantenimiento y automatizaciones. Las relaciones con clientes y proveedores, eran más fáciles que en la actualidad, porque se fundaban en la confianza y buena fe; la responsabilidad no estaba difuminada y lo hablado, tenía tanto valor como lo escrito.

A lo largo del tiempo y sobremanera en los últimos, las relaciones del mercado fueron cambiando a mayores dificultades; ahora, los contratos hay que leerlos, desmenuzarlos e interpretarlos desde diferentes puntos de vista, para evitar posteriores sorpresas. Desafortunadamente, también las condiciones de pago fueron a peor, así como la incertidumbre que lleva en sí, cualquier tipo de obra.

Actualmente se está superando esta terrible crisis, que esperamos concluya lo antes posible, y que ISASTUR, siga avanzando en Seguridad, Calidad y Empleo.

Anuncios